El héroe corrompido.

corrupcion-santa-licita_LPRIMA20180118_0095_35

 

 

En el camino del héroe, siempre hay tentaciones destinadas a intentar desviarlo de su objetivo. Son desafíos para probar su fortaleza espiritual y compromiso con la noble causa que defiende. Del éxito obtenido venciéndolas, solidifica sus convicciones, volviéndose invencible.

Sin embargo, puede ocurrir que el héroe sea seducido por dichas tentaciones, cayendo en desgracia y transformándose en un ser vil. O que su falta de previción lo haga sucumbir al mal que combate. Al dejarse vencer por sus propias flaquezas termina manipulando la causa que defiende.

La comunidad que cree en él, entra en conflicto porque puede caer en un estado de negación colectiva que insista en apoyarle aun cuando el camino sea errado, siendo pervertidos los principios de la causa. Otra reacción de la comunidad es el rechazo hacia el héroe y sus ideales porque no se consideran sinceros; conduciéndola a la anarquía. El héroe termina siendo un enemigo.

Demuestra que no es un ser «bendecido» ni «ungido por una divinidad piadosa», que envía a una campeón  para cambiar su desdicha. Se reduce a ser un personaje odioso, vulgar, sin gloria, quien prefiere llevar una vida descarriada. Es vulnerable a la adulancia, a entregarse a los vicios más mundanos, y al abuso de poder.

Cuando pierde toda posición privilegiada en la comunidad y es proscrito, ni los más malvados desean su servicio. Disfrutan viendo como el héroe se arrastra suplicando una «oportunidad» o sumiéndose en una nostalgia alienante.

El héroe queda en el olvido, debilita la unidad de la comunidad y es cómplice del declive moral de los ciudadanos. El mal encuentra en este personaje, no un aliado, sino un arma con la cual destruye toda oposición.

Hay ocasiones, que el héroe y sus ideales son víctimas de las flaquezas de la comunidad. El héroe es una construcción colectiva y su imagen determinará el rumbo de la comunidad, así como la supervivencia de la integridad de sus ideales. Al contarse su gesta, la memoria colectiva lo hará trascender como un modelo a seguir de ciudadano ejemplar.

Si la comunidad se envilece, usará su imagen para ganarse la cohesión de sus miembros, pero a costa de perder su honestidad y libertad de consciencia. Condenará a las futuras generaciones, a vivir con ideas contradictorias porque el modelo que poseen del héroe esta corrompido, alejado de su auténtica imagen.

Por ello, las sociedades demasiado dependientes del héroe, cuando contaminan sus ideales, son vulnerables a períodos prolongados de conflictos. Son ambientes fértiles en que caudillos y arribistas, emplean sus ideas como móvil para cometer toda clase de crímenes. Nunca les interesará el bien de la comunidad, sino usar su fuerza para conquistar su exclusivo bienestar.

En ese estado, los ciudadanos son personas tránsfugas, insinceras, y faltos de voluntad para emprender una empresa noble. Vivirán de relaciones basadas en intereses, dependencias enfermizas o constantes cambios de opinión. No son firmes en una posición en la vida.

El héroe corrompido será un destructor de la comunidad y su herencia dañada, impedirá el progreso.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s