La virtualidad como camino a la ruina individual.

 

canva-photo-editor(1)

Fuente de la imagen

Siempre se ha especulado sobre otros niveles dentro de la realidad que nos rodea. Otras posibilidades de alterar nuestra existencia, para la concreción del propósito individual. No obstante, el progreso técnico permite recrear esas posibilidades consideradas “fantásticas”, para el incremento del potencial humano.

Aunque sigue desestimándose , la reproducción de la realidad y su posterior tratamiento podría trastornar la percepción del individuo sobre sí mismo. La profunda decepción que siente en el rol que ocupa en la sociedad, puede motivarlo a encontrar consuelos a sus carencias. Una gratificación poderosa que logre ampliar sus horizontes mentales, para -en apariencia- superar las limitaciones inmediatas.

Para individuos vulnerables, la virtualidad, puede llevarlos a creer que tienen control de sus acciones y desempeñar un papel relevante en ese entorno. Tienen la convicción de estar en un mundo donde se aprecia su “esfuerzo”, un mundo que lo integra a algo más espléndido con un significado trascendental.

La búsqueda de un sentido a la existencia, de una respuesta capaz de resolver todas sus aflicciones, se vuelva algo secundario por la urgente necesidad de encontrar una “salida” a la impotencia que rodea al individuo. Llega a interpretar ese mundo paralelo, como un medio ideal para escapar del tedio ocasionado por la rutina o la competencia constante de encontrar un lugar importante en el escalafón social.

Un mundo virtual, en este caso se convierte en una excusa para no enfrentar la vida, impide el desarrollo de una identidad sólida, capaz de resolver los enigmas personales, que motivan al ser humano a superar sus límites. Las excusas, junto al sobreestimulo producido por la interacción con el entorno virtual, pueden amplificar el sentimiento de derrota en la persona.

La derrota, el agotamiento de sentirse incapaz de superar una lógica implacable, compuesta principalmente en satisfacer necesidades básicas y personales, son distorsionadas. Los poderes creativos humanos son atrofiados, reduciendo esa energía a mantener la mente sobrecargada de estimulos.

Es así como el individuo se aleja de sí mismo; prefiere ignorar la vitalidad de su alma para irse consumiendo en una ilusión que promete un falso remedio a sus aflicciones. Proporciona una falaz seguridad.

Colectivamente, vivimos expuestos a constantes virtualidades con promesas de ser soluciones inmediatas, casi mágicas, a los problemas cotidianos. Desgraciadamente, las sombras de la naturaleza humana nos demuestran que tales mundos pueden conducirnos a senderos de enajenación.

Con estos medios, fácilmente puede desarrollarse nuevas formas de esclavizar a la voluntad ajena, sin darnos cuenta. Imponer hábitos restrictivos, motivadores de la autorepresión y renuncia a nuevas formas de creatividad, reflejo del enorme potencial humano.

El alma estaría derrotada, prisionera de una realidad enervante.

Encerrados en sus propias consideraciones, no creen poder cambiar nada.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s