¿Por qué no hay héroes en el género Cyberpunk?

 

sense___a_cyberpunk_ghost_story_by_benjaminwiddowson-dbmtc6p
          En los futuros distópicos, los individuos están perdidos-PFMS-DeviantArt.com

 

 

 

En los futuros distópicos, las sociedades se han sumido en una lobreguez moral y ética que bloquea toda posibilidad de esperanza para el ser humano. La “máquina”, el sistema social, envilece a sus miembros hasta normalizar la indiferencia entre ellos mismos e impidiendo el surgimiento de voluntades diáfanas, dispuestas a inspirar una sociedad mejor.

Los ciudadanos están colectivizados, obsecados por un medio ambiente sobreestimulante que prioriza la sensualidad y la inmediatez. No hay espacio para la reflexión ni el pensamiento profundo, todo está simplificado para vaciar la voluntad de los hombres e impulsar sus esfuerzos hacia metas efímeras. Cada decisión tomada, es una ilusión poderosa, creada para mantener una implacable lógica que diluye el espíritu humano.

Así, se constituye voluntades omniscientes, capaces de controlar el destino de cada persona para un oscuro propósito. La incomunicación y la soledad, aflije a los individuos, junto con una marcada sensación de incertidumbre, de colapso inminente que nunca se consuma.

Esa sensación de inestabilidad, está tan arraigado en los instintos humanos que separa y ensimisma a los individuos, imperando una desconfianza constante. Por ello, los seres humanos, de estos hipotéticos futuros están desequilibrados interiormente, perdidos en la vacuidad de satisfacer deseos que afianzan su enajenación.

La atmósfera tenebrosa, fuertemente contaminada, es una metáfora de la corrupción humana. La dependencia del hombre a su ambiente artificial, lo ha vuelto vanidoso y sin darse cuenta, esclavo de él. Aunque es consciente de ello, no sabe como liberarse e ignora si una lucha por reconquistar su libertad perdida realmente lo conducirá hacia un mundo mejor. La indecisión, lo conduce a la contradicción y de allí a la corrupción: todo lo que toca el hombre, lo profana.

El utilitarismo se impone despóticamente sobre el individuo, produciéndole una sensación de impotencia que, reafirma su necesidad de autopreservarse. Puede que sirva a una causa noble, sin embargo, el cuidar de si mismo hasta límites egoístas aborta toda iniciativa de cambio, refuerza el control social con mejores herramientas y desplaza al hombre como centro del cambio social.

La pérdida de fe del hombre en su parte noble, de liberarse de la enajenación que transtorna su alma, lo impulsa a evadirse de la realidad. Vive alejado del mundo físico buscando un consuelo a su angustia existencial, en espejismos creados por fuerzas que escapan a su comprensión

Al final, acepta resignado el ser utilizado por dichas fuerzas, en un empeño de encontrar alguna satisfacción a sus carencias. Pero todo ese esfuerzo lo condena al olvido, no hay respuestas a sus dudas, ni alguna gratificación de lograr una hazaña memorable.

Toda acción extraordinaria lo conduce a su ruina individual. Los héroes unen e inspiran, motivan a la gente a renunciar al ostracismo y externalizar lo mejor de si mismos. En cambio, los futuros distópicos los aniquilan, porque los individuos están tan confundidos que no saben la dirección a donde encauzar sus aspiraciones.

Encerrados en sus propias consideraciones, no creen poder cambiar nada.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s