Month: March 2018

¿Pérdida de armonía social?

 

district_9-116196176-large

 

 

A lo largo de la historia, uno de los grandes desafíos de las estructuras sociales es encontrar un centro de equilibrio que le permita alcanzar un nivel de armonía justo, para todos sus miembros. Desafortunadamente, existen circunstancias donde deliberadamente la armonía es socavada para satisfacer intereses egoístas o por una acusada incapacidad de comunicación entre los individuos

Otras veces la desarmonía es producto de un violento acontecimiento, que conduce a realidades demasiado extrañas para entenderse. En esas u otras circunstancias, aquellos individuos surgidos de ellas pasan a ser considerados “peligrosos” o “indeseables” trayendo consigo consecuencias desastrosas

Lo primero que sorprende de la película District 9 (Neil Blomkamp, 2009), es que plantea el tan ansiado contacto con extratrrestres, pero como un hecho accidental. Los visitantes no son los dioses que vienen a contestar todas las dudas de la humanidad ni los bárbaros conquistadores dispuestos a destruirnos. Por el contrario, llegan a la Tierra como náufragos anónimos a quienes los humanos prestan ayuda.

En este punto, los guionistas se desmarcan del típico contacto hostil o existencialista, tan frecuente en la ciencia ficción, para mostrar a unos seres vulnerables, quienes a pesar de su avanzada tecnología no son infalibles. Los humanos internamente, podrían sentir una gran decepción al darse cuenta que sus espectativas no son satisfechas.

Esa espectativa insatisfecha, aviva el sentimiento de rechazo de los humanos hacia los extraterrestres que sumado a su comportamiento irresponsable y su aspecto (muy próximo a insectos grotescos), termina provocando su marginación de la sociedad humana. La convivencia de ambas especies no es viable, ante la aparente falta de inteligencia de las criaturas

Esa falta de una inteligencia desarrollada, parece una contradicción si se toma en cuenta que llegan a la Tierra en un vehículo sofisticado y más avanzado que los creados por el hombre. La ciencia plantea algunas hipótesis para hallar una solución, pero el miedo, la ausencia de información sobre el origen de los extraterrestres y algunos intereses mezquinos, generan la exclusión de éstos más que un avance ante tan trascendental acontecimiento.

Al estar fuera del entorno del hombre, los extraterrestres son considerados una carga social molesta e incómoda donde van a parar todas las frustaciones de la humanidad (metafóricamente representado en el basurero en el que habitan) y en el cual estos seres conocerán las sombras de la naturaleza humana.

Los extraterrestres, son un símbolo de la desafortunada suerte de los grupos marginales: desarraigados, desunidos, sin líderes e inconscientes de su propio poder son sometidos a un severo régimen de control que depauperisa a los individuos. Tal ambiente los conduce a la supervivencia, aniquilando su identidad como cultura. Para los seres humanos, ellos son vulgares bestias sin alma ni intelecto, conformables desgraciados.

El protagonista de la trama, tiene el penoso rol de evidenciar la desafortunada situación de los extraterrestres. Sufriendo una irreversible metamorfosis, va entendiendo que estas criaturas no son tan primitivas como creía, sino que son víctimas de una intriga que las arrastra a ser parte de la incansable creatividad del hombre para crear armamento que se usará contra cualquiera que esté dispuesto a pagarlo.

Dicha transformación, con evidentes tintes kasfkianos, simboliza la caída del hombre y su conversión a una criatura despreciable que termina provocando sufrimiento o rechazo de quienes trata. Se inicia un complejo conflicto de intereses, donde el poder absoluto es lo que importa.

Durante la travesía, el protagonista encuentra un singular aliado en un extraterrestre con quien mantiene una relación difícil: ambos persiguen objetivos opuestos, no confían entre ellos, a veces uno interfiere en el progreso del otro conduciéndolos a situaciones desventajosas. Lo único que logra, a duras penas, unirlos es el terror impuesto por la persecución implacable a la que son sometidos

Ese terror expone lo mejor de ambos; dando como resultado la decisión de trabajar juntos para defenderse de sus perseguidores y lograr sobrevivir en un entorno cada vez más hóstil. Esta frágil alianza revela la tragedia en que ambos se encuentran: por un lado el protagonista entiende que es sólo un medio para sus superiores conquistar el poder absoluto. Por ello termina aceptando lo irreversible de su transformación, porque los extraterrestres en esta estructura social son invisibles. A nadie le importa su suerte. Un camuflaje perfecto para quien nada tiene que perder.

Mientras, su aliado extraterrestre personifica a un padre temeroso de la suerte de su hijo, llega incluso a humillarse para evitar ser separado de él. Es el único miembro de su raza que no ha perdido su consciencia ni su identidad, pero es incapaz de vencer la ignorancia que le esclaviza.

En vista de ello, opta por escapar apelando a su genio. No es indiferente al martirio de sus paisanos, empero antepone el futuro de su hijo y su vida ante la imposibilidad de cambiar el entorno.

Él es una singularidad y las circunstancias lo han puesto en un rol complejo: no es capaz de vencer el empobrecimiento mental de su raza, que los ha llevado a resignarse a una suerte miserable. Es un individuo brillante con un potencial libertador pero ante los suyos y los humanos, es nadie.

Es el individuo talentoso, reprimido por la falta de interés de oponerse a la injusticia y la apatía. Está solo con su consciencia. Ante ello, decide salvar el futuro de su raza representado en su hijo, librando una desventajosa lucha en la que logra escapar de la Tierra.

El final de la película es trágico, no deja espacio para alguna esperanza. La aventura revela la incapacidad de la humanidad por lograr desterrar sus mezquidades, más bien éstas son aparentemente sancionadas sin resolverse el problema de fondo que son sus impulsos destructivos, los cuales lo llevan a causar dolor y sufrimiento a seres inocentes.

Por otro lado, la incomunicación social expone a los individuos normales, aquellos al margen de pasiones destructivas o epopeyas quijotescas, a preferir la supervivencia antes que inmolarse por un colectivo delirante cuyos trastornos internos impiden lograr un consenso, un cambio diáfano que devuelva el equilibrio.

Dichos individuos terminan sumidos en una impotencia y soledad que los obligan a tomar la determinación de actuar de forma autónoma; para no sucumbir a las fuerzas sociales que lo convierten en un insecto.

Hay mucho de realidad en la ciencia ficción.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

Advertisements