Month: January 2016

¿Por qué atraen los antihéroes?

 

 

los-10-antiheroes-del-cine
El antihéroe vive en un submundo social donde impera el mal-PFMS-Lukol.com

 

 

La figura del héroe está en una etapa de desgaste, la gente perdió la fe en ellos en la medida en que los grandes ideales y valores morales fueron siendo reemplazados por un pragmatismo que exige eficiencia y planeación; no acciones impulsivas ni individualistas que le dieran protagonismo a un individuo considerado excepcional. La moral y la ética no han desaparecido, sino que han tenido que adaptarse a una sociedad preocupada por los excesos de la enorme rapidez con que avanza, alejándose de las utopías. Urgida de encontrar normas adecuadas que puedan acoplarse a la inmediatez con que se desarrolla el siglo actual.

No generan interés las figuras magnificas que encarnan unos ideales, porque el discurso altruista llamando a la unión de la humanidad cayó en el desgaste, fue secuestrado por intereses mezquinos de unos pocos y no se percibe resultados concretos en esas aspiraciones de un mundo idealizado, de una sociedad en que todos los seres humanos puedan vivir como iguales. Los héroes han caído. Ya no son modelos atractivos en que la gente depositaba sus esperanzas.

Ante el vacío de no tener una figura que encarne un ideal, la falta de un discurso y una praxis que permita alcanzar una meta superior a la misma obra humana sobre la Tierra, la constante dependencia de grupos reducidos de especialistas, quienes puedan resolver los conflictos y necesidades de la sociedad, así como la celeridad de la dinámica moderna, provoca que algunos individuos confundidos se sientan “perdidos” porque creen que las historias sobre hazañas inspiradoras fueron una mentira. Interpretan que no hay héroes a quienes recurrir, pero si intereses que satisfacer sin importar el medio para lograrlo.

Estos individuos se identifican con el arquetipo del antihéroe para quien no existe ni el bien ni el mal, sino el medio más práctico que permita lograr un objetivo -así sea el más inmoral- satisfaciendo su necesidad de hacer algo que cree extraordinario incluso sin motivo alguno, e involucrarse en cualquier situación difícil no para resolverlas de la manera más ingeniosa sino para obtener un beneficio concreto. El antihéroe atrae porque actúa al margen de todo, llega a los extremos de la miserableza humana, que también puede resultar atractivo para personas resentidas o que ceden en la búsqueda de nuevos placeres; tiene un ego muy grande y lo único que le importa son sus propias necesidades, empero es un personaje lamentable porque nunca sienten una satisfacción plena sin hacer daño.

Al antihéroe le motiva el interés no un ideal, cree que la ley no aplica para él y es hábil para negociar su situación legal de manera que pueda evadirla tratando de convencer a las autoridades de que él puede entrar donde los otros no. A veces logra acuerdos con la autoridad y obtienen beneficios, no obstante su naturaleza anarquista hace que siempre sea perseguido. Se rigen por un “código moral” que cumple a medias, porque su desprecio a las normas les hace desconfiar de él, dado que vive en inframundos sociales donde imperan el mal y el vicio.

Tiende en ocasiones a tratar de redimirse de sus faltas, fracasando en la mayoría de las veces porque su naturaleza egoísta lo vuelve incorregible. Ha perdido la fe en todo lo bueno de su humanidad estando vacío, disconforme con el mundo sin conocer la causa de ello. Para el antihéroe su interpretación de la libertad es que pueda actuar como quiera, sin meditar si lo que hacen es correcto o no, en vivir al margen de la sociedad y atentar contra ella, hostilizar contra lo que significa orden. Se regodea con la anarquía y la venganza.

Los individuos disconformes encuentran en el antihéroe una excusa con la cual desconfiar de su propia bondad, de cuestionar sin argumentos sólidos los valores humanos y renunciar a su identidad original para convertirse en quimeras humanas, amparándose en circunstancias exóticas para optar por actuar de una manera opaca. Les seduce el Complejo de Víctima que desarrolla el antihéroe como falso argumento para justificarse porque entiende que el ser así es algo circunstancial, no por decisión propia. Sin embargo, el antihéroe es un hábil manipulador, experto en exagerar la historia de su vida con tal de recibir la aprobación de los otros, un charlatán individualista que convenientemente trata de eximirse de sus culpas, acusando a sucesos extraordinarios ajenos a su voluntad.

A estos individuos disconformes, les atrae el comportamiento miserable e inhumano del antihéroe, la falta de conciencia de sus actos, de claridad mental que le permita decidir cuál camino tomar en la vida, el desprecio que siente a tener una conducta decente prefiriendo, en cambio, la vulgaridad. No tiene remordimiento ni culpa porque lo que hace le parece acorde con lo que quiere: una vida sin límites, ni moral, ni ética y leyes que sancionen sus delitos, se ha autoexcluido de la sociedad así que ésta no tiene porqué ocuparse por él.

El no sentirse incluidos es un problema interno con el que el antihéroe no sabe cómo manejar, evadiendo este conflicto viviendo como un nómada, buscando aventuras y retos para alcanzar cierta satisfacción.

El antihéroe puede representar en algún momento, los dilemas que enfrentan aquellas personas decepcionadas de la vida, de los valores humanos y frustradas que prefieren desarraigarse que integrarse e intentar reconciliarse con los demás para hacer la diferencia y corregir las cosas que sean necesarias. Optan por refugiarse en la autodestrucción, la aventura y la búsqueda de su propio placer, desdeñando de los otros; piensan que no forma parte de la humanidad y esa es suficiente razón para crear un inframundo en el cuál vivir.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Registrado bajo el Código Safe Creative 1602216656737