El mito de los “padres fundadores”.

serveimage
                                       Start Page Images.

Frecuentemente se tiende a atribuir el nacimiento de una nueva república o civilización a un reducido grupo de individuos “extraordinarios” en detrimento del protagonismo colectivo; es un hábito que ha sido disminuido en los análisis históricos pero todavía pervive en la mentalidad de muchas naciones. Una costumbre perniciosa de no admitir que el progreso social no es obra exclusiva de un hombre, sino del esfuerzo mancomunado de una ciudadanía dispuesta a conquistar metas superiores en donde destaca el genio de ciertos individuos con los cuales se mantiene una relación de gratitud; desafortunadamente la interpretación personalista de la historia justifica el que una colectividad viva dependiendo de la necesidad de invocar un personaje mesiánico que pueda llevarla hacia una nueva era de “paz, progreso y felicidad para todos” al convencerse de que no es posible lograrlo por si misma.

La realidad muestra que este personalismo ha sido peor para el bienestar social y solo un gran acuerdo compartido entre lideres serios y ciudadanos conscientes puede lograr una transformación radical; lamentablemente persiste una mentalidad recalcitrante que quiere seguir imponiendo la tesis de que sin grandes hombres nunca se alcanzará una era de esplendor, cuando resulta de que esos hombres son modelados bajos unos conceptos e ideas ajenas al resto de la sociedad, no existe en ellos participación del resto de la ciudadanía. El Poder termina siendo monopolizado por un grupo reducido que se protege tras una figura mesiánica para justificar sus actos los cuales son contrarios a las aspiraciones ciudadanas.

Para esta mentalidad el sistema imperante no puede transformarse, debe ser destruido para reemplazarlo por otro con tintes utópicos y la ciudadanía, vivir esclavizada con la consigna de que sin esos hombres excepcionales nunca alcanzaríamos esta era dorada, es decir, deben estar dependiendo de unos ungidos que creen tener las claves para formar una sociedad mejor.

Así quienes controlan el Poder alienan a la ciudadanía y le imponen la tesis de que solo sometiéndose al dictamen de ellos podrán alcanzar mejor calidad de vida, se priva el derecho de que lideres de ideas distintas puedan lograr cambios benéficos o que la ciudadanía pueda autoorganizarse para proteger sus derechos. Niega la inteligencia de los ciudadanos en como pensar y decidir de forma responsable o que puedan presentar propuestas serias; la vida comunitaria solo sirve para rendirle culto a unos seres casi sobrehumanos, excluir e imponer un modo de vida definido por lo que el Poder cree “correcto” e ir confundiendo a los miembros de la comunidad sobre su propósito. La meta es mantener dividido a los distintos grupos que conforman la sociedad para que dependan del Poder.

La gratitud que debe existir entre la colectividad con sus miembros más notables se sustituye por un enfermizo culto a la personalidad, a negar los logros pasados y a discriminar a los personajes históricos entre “auténticos patriotas” y traidores; la historia para ellos no es un aprendizaje sino una confrontación constante entre un sistema desgastado y una casta de personajes prodigiosos que traerán la renovación. Tales personajes son presentados como héroes que nunca se equivocan, que “el pueblo pedía a gritos” ante la incapacidad del sistema imperante y son los únicos que pueden traer la paz a la sociedad, nunca admiten que su modelo de sociedad puede tener límites o puede que no sea práctico. Todo su proyecto político parte de su juicio, no de acuerdos con los demás miembros de la sociedad ni de un estudio profundo de la mentalidad popular.

Estos personajes aspiran al Poder Absoluto explotando el desencanto, vertebrando un discurso supuestamente reivindicativo que capta a los resentidos, tratan los errores pasados como justificaciones para su postura revanchista, no les interesa rodearse de los mejores lideres sino de los individuos más genuflexos, corrompibles y fanatizados. Para ellos la única manera de superar los males de la sociedad es mediante la destrucción total de la institucionalidad y purgarla de quienes consideran “enemigos de la patria” porque representan el “fracaso” de la sociedad anterior.

Curiosamente en la cultura popular contemporánea empieza a permear la idea de una sociedad ideal, de considerar necesario anteponer la utopía frente al desgaste de la institucionalidad actual pero invocando a personajes demagógicos, pintorescos, sin un plan ni un proyecto, con discursos antipolítico y antisistema, no cree en la representatividad sino en la “acción directa del pueblo”, y siempre culpan al pasado de todo lo malo del presente. Tratan a las personas no como ciudadanos sino como un público enervado que hay que entretener, no ven la política con seriedad sino como un espectáculo, siempre descalifican e insultan a sus opuestos y apelan al chantaje de que si ellos no están en el Poder entonces todo colapsará.

Lejos quedaron los arquetipos de utopistas “románticos”, ahora surgen personajes que aprovechan los momentos de crisis para conquistar el Poder y fundar una falsa Nueva Era de Esplendor partiendo de la nada. Enemigos acérrimos de la alternancia política lo único que pueden ofrecer es una ilusión, una meta lejana que nunca se alcanzará porque nunca existió y su único interés es usar el Poder para atacar a quienes cree enemigos o interpreta como tales.

Únicamente las sociedades pueden aspirar a un futuro mejor, cuando todos las partes involucradas puedan llegar a acuerdos sólidos y duraderos, cuando exista una verdadera voluntad comprometida con el bienestar colectivo libre del personalismo y los absurdos cultos a individuos mesiánicos.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Advertisements

One thought on “El mito de los “padres fundadores”.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s