Aspectos simbólicos de la película: Avatar.

20182449
La película Avatar es una metáfora del mundo moderno-PFMS-Start Page Images.

La trama de la película Avatar (James Cameron, 2009) presenta algunos símbolos que retratan las contradicciones de la sociedad contemporánea, que vienen heredándose conforme pasa el tiempo. Los conflictos humanos enfrentan a la moral con la codicia y la fuerza con el respeto a la vida, son retratados en un relato sólido con personajes arquetípicos que definen las motivaciones de cada uno y reflejan las paradojas que carga la humanidad actual:

1. El individuo postrado: el protagonista, Jake Sully, es un hombre resignado a su suerte, que sigue con una vida monótona en una gran ciudad. No tiene muchas opciones, ni ideales ni sueños, sólo un presente repetitivo que luce poco prometedor. Consciente de los problemas del mundo como cualquier ciudadano, se torna indiferente hacia ellos porque vive encerrado en sí mismo, en tratar de seguir con una rutina que carece de propósito. Jake Sully es una metáfora del hombre actual, su paraplejía simboliza el estado en que se encuentra la humanidad: paralizada ante la complejidad del mundo en que vive y ya no comprende. Es un desarraigado, que quiere liberarse de la angustia que representa vivir en una sociedad cada vez más absurda, pero desconoce cómo lograrlo. Rápidamente pierde todo interés en su propia realidad cuando muere su hermano, el único vínculo auténtico que tenía con el resto de la humanidad y que le hacia sentir la Tierra como su hogar. El personaje muestra la imposibilidad de la humanidad de construir un proyecto colectivo esperanzador que no sea corrompido por el egoísmo.

2. El protagonista cuenta su historia: toda la película es narrada desde el punto de vista del protagonista, no tenemos otro para contrastar la veracidad de los hechos ni la lógica de ellos, así que el espectador debe conformarse con confiar en su honestidad. Jake Sully nos aclara desde el principio que no es un héroe, solo un hombre normal que hacia su trabajo.

Sin embargo, al conocer los conflictos de intereses entre los seres humanos y la cultura na’vi (criaturas de gran tamaño que son nativos de Pandora), despierta su conciencia. Se da cuenta que ha pasado toda su vida obedeciendo unas ideas que no son suyas, sino que ha aceptado -sin analizar- la autenticidad de las mismas. Entiende que no puede continuar subordinándose a unos intereses carentes de escrúpulos quienes “en nombre de la humanidad” solo buscan su propio beneficio, sacrificándola sin miramientos. Ya no le sirve excusarse en las órdenes, las promesas de sus superiores ni en la ilusión de solucionar todos los problemas energéticos de la humanidad. Todo es mentira.

La situación exige hacer lo correcto, con la moral más elevada posible aun cuando sea despreciado por sus semejantes, aprovechando los pocos aliados de su raza para acometer una empresa épica de preservar dicha moral. El relato gana más contundencia porque el protagonista acepta ser el depositario de una aspiración colectiva, si bien ajena, completamente legitima según su interpretación. La colectividad y el héroe conforman una retroalimentación indivisible cuando coinciden sus aspiraciones de lograr un objetivo más trascendente a sus limitaciones e intereses personales.

3. La necesidad de una ética más humana: Avatar retoma un tema frecuente dentro de la ciencia ficción: la necesidad de someter el progreso humano a una ética capaz de vencer el abuso. En la actualidad vemos frecuentes polémicas que hacen ensombrecer nuestro avance y temer al futuro. Progresamos muy rápido, pero carecemos de prudencia para evitar hacer daño; permitimos que nuestra inconsciencia tome decisiones que responde a las conveniencias de unos pocos y no actuamos conforme a los valores humanos. Por eso sufrimos, tratamos de calmar nuestro dolor no obrando en función al bien sino evadiendo el problema hasta que es demasiado tarde.

La ciencia, el principal medio de nuestro progreso, termina siendo víctima de los asfixiantes chantajes de intereses mezquinos de los cuales depende para poder trabajar y se convierte en verdugo de seres inocentes. La Doctora Grace Augustine simboliza la desventajosa lucha que tienen que librar aquellos que interponen su ética a las corrupciones del progreso y lo tornan deshumanizante.

4. Una sociedad depredadora: la humanidad de Avatar toma la conquista del espacio como excusa para extender su conducta destructiva sobre el medio ambiente, lo que hace hipócrita sus beneficios para la civilización. El afán por desear más de lo que realmente se necesita, hace creer erróneamente que se merece todo sin importar el respeto que merecen los demás seres vivos. El personaje de Parker Selfridge se ampara en las necesidades energéticas de la Tierra para explotar los recursos de la luna Pandora y justificar el genocidio de los na´vi.

Representa claramente hasta dónde es capaz de llegar la ruindad humana con el fin de satisfacer sus deseos y la conducta depredadora que torna insostenible la sociedad moderna. Pone en evidencia a los “falsos gurús del progreso”, quienes prometiendo una solución, terminan cometiendo abominables crímenes y creando más problemas. La conducta depredadora usa la manipulación, la complicidad, el chantaje y hasta la violencia con tal de lograr sus objetivos, medios a los que recurre Selfridge junto con el Coronel Miles Quaritch, en varias ocasiones. La violencia es evidente en el carácter de Quaritch quien ordena matar, sin distinción alguna, a los na´vi y es indiferente con la suerte de los soldados bajo su mando, a quienes envía a luchar contra un “enemigo” que no existe.

Bajo esa conducta irreflexiva se oculta un carácter débil, cobarde y patético que bien retrata Selfridge cuando es incapaz de cuestionar a Quaritch, en momentos que requieren mesura en vez de fuerza.

5. El viaje del protagonista como medio de liberación espiritual: al llegar a Pandora, Jake Sully tiene la actitud de un turista. Se impresiona con el ambiente natural del satélite, las formas de vidas, los avatares y todo el trabajo realizado por el personal instalado en él. No obstante, el contacto con la cultura na´vi le hace ver las cosas de otra manera: le da un propósito a su existencia vacía, vencer el egoísmo y un “hogar”. El contacto con ellos representa el despertar de una conciencia preparada para escuchar y aprender, deseosa de renunciar a sus debilidades morales para convertirse en un ser responsable de su destino.

Sully al aceptar la sabiduría na´vi entiende que no existen barreras culturales, ni civilizaciones superiores o inferiores. Comprende que las distinciones entre seres inteligentes se deben a que algunos evolucionan más interiormente que otros, siendo probados por la vida para conocer sí han crecido. El protagonista entiende que si vence en este conflicto tendrá el derecho de resolver los misterios de su alma y podrá completar su evolución como criatura espiritual; así el guerrero acepta que su aventura no es una lucha solitaria, sino una comunión con la vida que tiene repercusiones colectivas. Su triunfo es el ascenso del espíritu que derrota al egoísmo, llevando a la gloria a sus simpatizantes.

El ascenso espiritual del guerrero lo podemos encontrar en la Tradición Artúrica, que establece la partida del héroe de un espacio tiempo profano hasta uno sagrado donde todas sus dudas serán resueltas. La liberación total de Sully la obtiene cuando es “encarnado” en su avatar el cual representaría su medio de acceso a la divinidad. El héroe aprende que la igualdad no radica en una ley, una utopía o en los intereses mutuos, sino cuando los seres aprendan a ver sus almas, esto se evidencia en la frase I see you (te veo, traducido al castellano) que le dice en varias escenas Neytiri (Co-protagonista) a Sully.

El acceso a nuevos planos de existencia es otro medio de acceso para evolucionar espiritualmente. Jake Sully debe transformarse espiritualmente en el plano material para sacralizar su vida y existencia, cuando lo consiga tendrá derecho a vivir conforme al espíritu. Lo mismo es representado por la Doctora Grace Augustine, quien desde su llegada a Pandora siempre ha luchado por el bien de los na´vi, aun cuando su interés es científico, no puede evitar empatizar con ellos y rechazar la actitud destructiva de la humanidad. Su muerte, no puede interpretarse con una tragedia sino como el alma que ha comprendido la transitoriedad del cuerpo y gana el derecho de seguir evolucionando en un plano no material (representado en la naturaleza de Pandora) y un símbolo metafísico muy frecuente en diversas corrientes místicas: la vuelta del ser -único e irrepetible- al todo que en la película es la naturaleza de Pandora.

El nombre del satélite donde se desarrolla la trama: Pandora, tiene un doble significado: por un lado representa el lugar en donde toda la maldad se libera con efectos nefastos reflejado en la guerra entre humanos y na´vis, en consonancia con su significado en la mitología griega. Ambas razas exteriorizan lo peor de si misma con tal de conquistar sus objetivos. Sin embargo, a pesar del clima negativo existe la esperanza de tiempos mejores, del surgimiento de una humanidad reconciliada con la naturaleza, con sus semejantes y con las demás criaturas que habitan el Universo (en la célebre Caja de Pandora, queda guardada la esperanza).

6. Un final pesimista: para la mayoría del público la batalla final y escenas posteriores de la película pueden parecer predecibles, recreadas para producir un gran impacto emocional. La conclusión de la aventura del protagonista es una epopeya personal-colectiva, que busca sensibilizar al público de no ser indiferentes hacia el trato que damos a nuestro planeta y sus habitantes. Sin embargo, esta interpretación es demasiado superficial e ignora otras lecturas “oscuras” sobre la naturaleza humana: en ningún momento de la trama la humanidad muestra interés por reconocer la soberanía de los na´vi sobre Pandora ni busca dialogar con ella, más bien provoca el enfrentamiento que la conduce al desastre. Los humanos pierden más de lo que creían que iban a ganar.

La máxima Hobbiana homo homini lupus (del latín, el hombre es el lobo del hombre) se aplica en Pandora sin escrúpulo alguno, haciéndolo extensivo a los na´ vi. Los personajes Parker Selfridge y el Coronel Miles Quaritch no les importa cuantas vidas humanas tienen que sacrificar para lograr sus ruines objetivos y aunque son conscientes de que los na´vi no son una amenaza, igual conspiran para que sus subordinados lo crean. Aunque Jake Sully y sus aliados convencen a los nativos de que no todos los humanos son igual de crueles, sólo ellos son aceptados mientras que el resto es expulsado del planeta sin que se vea la firma de un armisticio o un tratado de paz, lo que deja abierta la posibilidad de que la guerra continúe.

La película muestra la incapacidad de ambas razas de lograr dialogar para dirimir las diferencias, imponiéndose la guerra como único camino. La irracionalidad es tan poderosa que aunque alguien haya pensado en negociar nadie es capaz de aplicarla; el odio puede más que la civilidad. Los que no combaten, tiene que callar, mirando impotentes el horror de la guerra desarrollarse. El protagonista conoce bien la naturaleza intransigente de su raza, sabe que nunca aceptará reconocer la soberanía de los na´vi sobre Pandora por lo que termina tomando partido por ellos y convirtiéndose en su líder, debe renunciar a su humanidad alienada, egoísta y profana para emerger como un nuevo ser reconciliado con el todo.

Tal resurrección es un privilegio de pocos, la humanidad no puede acceder a los secretos de la sabiduría que encierra Pandora, porque todavía es demasiado barbárica. A pesar de sus progresos los humanos según el juicio de Sully, no están listos para acceder al nivel de compresión interior que él y sus aliados poseen. Esto explica la expulsión del resto de los humanos del satélite, más allá de la derrota en la guerra.

La impotencia de Sully, a pesar de su éxito como líder militar, radica en que no puede compartir este conocimiento con su raza, teniendo que mantenerlo contenido en las fronteras de Pandora (otra razón por la que se niega a irse). Además, tiene que cargar con la incertidumbre sobre el futuro de los na´vi y de la soberanía del satélite, porque es probable que la derrota de los humanos, de la cual es artífice, avive los resentimientos de su pares en la Tierra, lo que prolongaría la guerra.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s