La ciencia ficción no es un manual sobre el futuro.

futuro do brasil
                             El futuro es algo incierto-PFMS-Start Page Images

Las inquietud sobre cómo será el futuro siempre parte de la rutina que llevamos en el presente. Nos preguntamos cuáles serán las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones, conforme va desarrollándose la historia humana, dado que no tenemos una certeza de que el futuro será como nos los cuentan, si no que tendremos a nuestra disposición, meras posibilidades que pueden ser factibles o no. La mente humana tiende a tomar esa información para imaginar mundos hipotéticos con fines recreativos, críticos y reflexivos. Creamos realidades alternativas para analizar cómo podría el progreso alterar nuestras vidas. Ese, es el fin de la ciencia ficción: explorar escenarios futuros -posibles o no- para comprender nuestro presente.

Sin embargo, actualmente existe una tendencia a confundir los aciertos de la ciencia ficción con la certidumbre de que determinada tendencia actual es el futuro; esa equivocada interpretación de los hechos hace elevar a los creadores del género a la categoría de “profetas”, inhibiendo al público de tener una visión distinta sobre el porvenir, una visión más subjetiva que tome a la ciencia ficción como un punto de partida, no como un hecho tangible inevitable. El verlo de esta manera hace imposible exponer las limitaciones de la visión del autor o la calidad de su obra, más lamentable resulta que dicha confusión ignora que el género no debe imponer un determinismo sobre el mañana, sino estudiar una posibilidad mutable porque somos nosotros los que podemos cambiar nuestro destino.

Si elevamos al creador de ciencia ficción al nivel de profeta, negamos la condición racional y científica de su obra para darle una interpretación mágico-religiosa que deviene en fanatismo. Ya sabemos que dicha actitud, impide el debate equilibrado sobre el futuro y prefiere aceptar posibilidades erróneamente consideradas “infalibles”.

Hay que entender que una obra de ciencia ficción no nos dice cuál es el futuro, sino que refleja el punto de vista del autor sobre el mismo. Sus inquietudes, preocupaciones, miedos y optimismos están evidenciados en ella, por lo tanto debemos mirarlo no como una realidad inevitable, sino como un punto de vista único, sujeto a las mismas probabilidades de acertar o fallar que tiene cualquier ser humano. En caso contrario, caeríamos en su dogmatización y estancamos así el pensamiento, porque consideraremos imposible cambiar nuestro destino, negándonos la posibilidad de decidir de forma distinta por convencernos que toda la realidad es predecible e inmutable, dado que aceptamos un concepto del futuro muy limitante. Además corremos el riesgo de aferrarnos a ideales perniciosos que si podrían representar un serio riesgo para nuestra existencia.

El futuro es sólo una hipótesis, no podemos afirmar rotundamente esto es el futuro porque sería subestimar la inteligencia de los otros y nuestra capacidad de decidir. El pensamiento humano es infinito pero su interpretación sobre las cosas es mutable, no hay ideas infalibles ni inalterables todo esta destinado a cambiar sin importar cuanto se tarde, por lo tanto es una falacia creer que las tendencias más dominantes del presente serán el futuro y eso no cambiará. Más bien dichas tendencias tendrán una repercusión notable en el porvenir, aunque no podremos verlo de inmediato y no tenemos una certidumbre de que se mantenga constantes en el tiempo, probablemente sean abruptamente sustituidas por otras o se transformen en algo diferente.

Al realizar cualquier intento de imaginar el futuro debemos renunciar a la idea de que nuestro punto de vista es una verdad irrefutable, consideremos que todo progreso se obtiene cuando se reconocen los errores y limitaciones. Así el conocimiento objetivo de los hechos nos evita caer en conceptos absurdos sobre la vida humana que pueden generar falsas expectativas alejadas de la realidad.

El futuro es incierto, usar nuestra imaginación para comprender nuestro presente puede darnos claves sobre el porvenir, aunque nunca será determinante. Citando a Jorge Luis Borges “el futuro tiene su propia manera de caerse.”

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s