¿Por que tiene éxito el cine de superhéroes?

34790
El cine a incrementado la popularidad de los superhéroes-PFMS-Start Page Images

Los superhéroes son un referente cultural de la sociedad moderna, que continúa la tradición de depositar los ideales heroicos predominantes en el momento. Si bien, estos personajes poseen habilidades ficticias, siguen siendo los mismos individuos excepcionales invocados por los ciudadanos en momentos apremiantes. Continúa presente la necesidad de los miembros de la sociedad de depositar su fe en alguien capaz de salvar la integridad del orden establecido; el cual, representa los éxitos de la especie humana al empezar el camino de formar una civilización estable. Aunque la realidad de la vida moderna es más compleja de lo que un superhéroe puede reflejar, el mismo representa las fantasías altruistas de una ciudadanía que se siente agobiada por la impersonalidad de las urbes.

El ambiente metropolitano siempre ha sido objeto de duros cuestionamientos, principalmente porque la rutinización en la que sumerge a sus miembros, según algunos puntos de vista, hace distante su relación, les crea la sensación de sentirse “separados o aislados”, de no sentir que pertenecen realmente a esa comunidad en la que conviven. El proceso parece agravarse conforme avanza el desarrollo técnico de la sociedad, a la vista de ciertos críticos, por lo que debe recurrirse a elementos afines que recuperen el espíritu comunitario, y así evitar la incomunicación e indiferencia entre los integrantes de la sociedad. Los superhéroes cumplen perfectamente esta función de afinidad, porque crean vínculos emocionales intensos, ya que parte de una fantasía que muchos poseen desde la infancia y puede compartirse sin reservas.

Los personajes más antiguos que todavía permanecen, rompen las brechas generacionales y es una experiencia gratificante, es una ilusión que parte del mismo deseo de vivir en una realidad paralela en donde no existe lo imposible: el superhéroe ha eliminado las limitaciones humanas.

El mayor deseo de toda persona, aún en la infancia, es no verse paralizada por esas limitaciones que, a su modo de ver, “impiden disfrutar de la vida”. Los desafíos que tiene que enfrentar una persona normal son formas de adquirir experiencias, para tomar mejores decisiones pero, no todas soportan la responsabilidad de enfrentar dichos desafíos porque no creen tener capacidad de asumirlos o porque ciertas inhibiciones le impiden aceptar que los mismos forman parte de la vida social, sobre todo si se trata de experiencias dolorosas. Las aventuras de los superhéroes no son sólo un escape, representa el ideal del ciudadano común de romper con la rutina, de cumplir con un rol establecido, que tiene metas que todos aspiran y pocos alcanzan.

La disconformidad de no poder cumplir con las metas establecidas por el rol escogido, propicia desear otro distinto, que no exija un gran esfuerzo y logre la aprobación de los miembros de la comunidad así como el conquistar metas que permita al ciudadano sentirse satisfecho con su existencia. Ese ha sido el mayor dilema del hombre moderno: lograr alcanzar un nivel de satisfacción personal que le haga sentir que su esfuerzo no es en vano; que pueda transcender y ser didáctico para el futuro, condición popularmente reservado para personas “extraordinarias”. Los superhéroes siempre forman un vínculo poderoso con la colectividad: depositan en ellos la esperanza de vencer al mal.

Tal consideración, se aviva con la cinematografía superheroica que aparece en un período histórico bastante controvertido: surge cuando la confianza de la ciudadanía hacia la autoridad está mermada, los ciudadanos no creen en ella ante su poca transparencia y no disculpan sus errores. Para el ciudadano contemporáneo, los gobernantes no parecen dispuestos a servir, sino a proteger sus propios intereses empeñando las libertades, amparándose en que las medidas que toman garantizan su seguridad.

Ante ello, el rechazo hacia la autoridad les hace anhelar individuos realmente comprometidos con la colectividad, dispuestos a servirle sin exigirles “sacrificios” ni mermar sus libertades. Individuos que obren conforme a los valores humanos, libres de mezquindad e inmunes a ser permeados por intereses crípticos, capaces de vencer las más peligrosas amenazas sin arriesgar al inocente. Nuevamente la invocación tradicional del héroe vuelve a renovarse, empero a través de la ficción, en un momento donde la ciudadanía aspira a una sociedad más participativa y respetuosa de sus derechos.

La fe depositada en el superhéroe, actúa como un mecanismo defensivo de la ciudadanía, ante su impotencia frente a las condiciones deshumanizantes de la sociedad contemporánea. Un esfuerzo casi desesperado por tratar de recuperar el papel central del ser humano en la vida social, es decir, lograr que la humanidad no sea inmolada por el egoísmo y pueda conquistar un entorno amigable para ella.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s