El culto a los héroes.

heroe
Los héroes son figuras desfasadas-PFMS-StarPage Images

El héroe en la sociedad siempre se le ha vinculado como un individuo excepcional capaz de proezas increíbles, un individuo atípico que inspira con su ejemplo y verbo. Los héroes transmiten la idea de que a pesar de las dificultades un individuo puede superar los obstáculos e imponer su voluntad para lograr sus metas. El atractivo de su figura es que aparece en los momentos más urgentes y pareciera tener solución para cualquier desafío, aunque no necesariamente es así; la soledad que acompaña al héroe no es vista como sinónimo de introspección si no como un vehículo para magnificar su figura, hacerla trascendente y elevarlo a “la gloria de los dioses.”

La sociedad con el paso del tiempo siempre a modelado a los héroes conforme a sus valores y conveniencias, los ha construido para mantener la unidad de los ciudadanos evitando el desmembramiento de su estructura. El héroe más que un “rebelde”, es una herramienta de la sociedad para inculcar su esencia y perpetuarse. Sin los héroes, la conexión psíquica de los ciudadanos con la sociedad no sería estable y podría verse envuelta en constantes convulsiones. Pero los héroes son también una figura desfasada, alguien que todavía se conserva por hábito o “gratitud” ya que los tiempos donde más urgía de ellos han sido superados, la mayoría de los personajes heroicos siempre son “hombre de acción”, aventureros e individualistas. Un arquetipo que no es adaptable a nuestra era.

El surgimiento de estructuras globales hace innecesarios la resolución de conflictos mediante la representación de un héroe, la civilización actual depende de procesos automáticos y de grupos especializados de individuos designados a cumplir tareas especificas. Las acciones individuales, son vistas como muestra de iniciativa o insensatez según sea el caso pero la figura mágica del héroe, dejo ser el epicentro de la cultura de cada nación para dar paso a las acciones grupales. Las decisiones importantes, depende del consenso de varios individuos considerados capaces y no de una representación omnipotente.

Sin embargo, para algunas sociedades temerosas y deslumbradas por el nuevo mundo que actualmente esta surgiendo, invocar a un héroe se convierte en un escudo para sus miedos ya que -según esta mentalidad- él puede protegerlos de los “peligros” que existen en ese nuevo mundo, pero esta figura heroica nace del miedo -una emoción negativa- y también de una mentalidad conservadora que se niega al progreso, por lo que el héroe nace corrupto degenerando en un vulgar caudillo que destruirá a la nación que debía proteger. Los líderes son más necesarios en los actuales momentos, porque los héroes no son de apoyarse en el consenso de un grupo selecto, si no de confiar en su genio y en el apoyo irrestricto de una multitud apasionada.

La sociedad contemporánea depende de la racionalidad y la técnica para avanzar, dicha estructura concibe el mundo como algo lógico muy opuesto al héroe que es un personaje fantástico, nacido de las idealizaciones humanas que son contrarias a la razón. Un héroe es fruto de un pensamiento “irracional”. No obstante, en un mundo impersonal e inmerso en la incertidumbre como el actual, algunos recurren a los héroes como una forma de aferrarse a una creencia ante la descomposición moral del entorno. Otros por el contrario, solamente depositan su fe en ellos para justificar sus acciones contrarias al orden establecido, empero creer que existe espacio para el héroe en una sociedad compleja y contradictoria como la presente, es un error.

Para empezar, el mundo actual envía millones de mensajes opuestos que forman nuestra percepción de él. Es dificultoso clasificarlos todos porque sobrepasan nuestro finitos recursos cerebrales, por lo que nos quedamos con los que llamen nuestra atención. Dichos mensajes dictan pautas, conductas y crean tendencias que muchos siguen o rechazan por lo que un héroe no sería creado por “causas naturales” si no artificiales, es decir no aparecerían en circunstancias urgentes producto de la dinámica social e histórica surgirían porque esas tendencias provocan su aparición.

Detrás de esa aparición hay un proceso consciente y lógico, es algo planificado, no producto de las pasiones de la gente oprimida. Puede ser creado por el mismo sistema que terminará usándolo a su favor, ya sea para distraer con una falsa expectativa o para que la gente renueve su fe en ese sistema. También hay que considerar que los héroes son depositarios de los valores y creencias de la cultura social imperante, por lo que cabe preguntarse ¿qué clase de valores envía la sociedad moderna? los más contradictorios y confusos, si se tiene alguna duda solo hay que considerar ¿por qué es insistente el afirmar que vivimos en una “crisis de valores”?, ¿por qué es frecuente imitar los perfiles más amorales y destructivos? o ¿por qué tantos padres temen por los modelos que imitan sus hijos? …

El héroe está regido por un código moral que practica firmemente y no deja espacio para ambigüedades ni dudas, sin embargo en un mundo como el actual la duda por lo menos, es necesaria para avanzar o incapacitar la toma de decisiones en el momento. Las circunstancias recientes exigen pensar antes de actuar, por lo que proceder bajo un código moral inalterable puede tener consecuencias nefastas dado que la realidad siempre cambia y exigen herramientas más sofisticadas. En vista de ello algunos apelan a “acomodar” los códigos morales del héroe según su interpretación de las circunstancias para justificarlas en vez de corregirlas, resultando personajes más proclives al arribismo que a asumir de forma sincera una causa.

Considérese que el héroe siempre puede usarse como herramienta alienadora por los más perniciosos círculos del poder político, la historia moderna esta repleta de nacionalismo heroicos que exigen una entrega absoluta para una causa catalogada de “histórica” y emplea al héroe como instrumento de inspiración popular. De esa forma los crímenes que se cometen en su nombre son considerados “lícitos” porque los inspira los ideales heroicos más nobles; eximiendo de culpa a sus autores. Semejante contradicción esta incluida en los modelos heroicos que recoge la historia y todavía se emplea como arma política para destruir a quienes piensan distinto.

Con el tiempo el héroe terminó siendo la excusa de aquellos quienes no ven sentido a sus existencias para acometer empresas épicas inspiradas en el delirio de sus insatisfacciones. Lejos de ser un medio con el cual ser mejores personas o desarrollar el altruismo, el héroe fue reducido a ser un individuo excéntrico que realiza “hazañas” consideradas “increíbles” pero de valores morales nulos o contradictorios que fácilmente es objeto de identificación de algunas personas trastornadas.

Estos individuos más que heroicos, son peligrosos porque desahogan sus sentimientos destructivos hacia aquello que consideran “amenazante” amparados en una acción individual irracional (que algunas veces tiene repercusión colectiva).

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s