La interpretación divina de la vida extraterrestre.

 

Contacto
La concepción divina de la vida extraterrestre es una idea estrictamente humana-PFMS-Google Images

La humanidad sigue escudriñando el universo buscando respuestas, tratando de conocer si somos los únicos entes inteligentes o hay otros mundos habitados por seres avanzados. No obstante, el gran acontecimiento que significaría un primer contacto aún no se ha producido y la ciencia sigue expectante. El resto de la humanidad continúa con su vida cotidiana, salvo un grupo muy particular de individuos quienes marcan una curiosa tendencia: ver como deidades a los extraterrestres; a pesar de que no tenemos ninguna evidencia de que realmente existan. Grupos exóticos han construido un particular culto a los alienígenas como un acto de fe, más que un hecho comprobable, siendo ésta tendencia un reflejo de las particulares contrastes de la naturaleza social humana.

El origen de este culto parte de los cambios más evidentes de la sociedad humana tras la Revolución Industrial: el ser humano no es el centro del Universo ni mucho menos su planeta. La historia no debe resaltar exclusivamente las proezas de hombres solitarios, si no considerar las dinámicas sociales que encarna el colectivo; la identidad de los miembros de la sociedad está apoyada en símbolos y figuras magnánimas cuya función es mantenerlos unidos en un ideal común. La religión y la espiritualidad sólo deben buscar respuestas a las incógnitas existenciales del hombre, mientras que la ciencia es quién puede resolver los problemas más apremiantes. Sí el hombre no es protagonista de la historia su vida se reduce a cumplir un rol funcional, entonces, ¿qué sucede si reclamara un puesto central en ella?

images
Dead Space, las cultos desvirtúan la imagen racional de los extraterrestres -PFMS-Google Images

Evidentemente, el exigir un protagonismo central implica la renuncia a los hábitos arraigados. Recurrir al rito, a un proceso de iniciación, que le devuelva la conciencia de su esencia y abanderar la vida sectaria como práctica común; es propia de los cultos quienes prometen a sus miembros éste conocimiento, aprovechando el desgaste de las creencias aceptadas. Lo curioso es que, en ésas complejidades de las “creencias alternativas” que predican los cultos los extraterrestres hayan tomado un protagonismo; una posible explicación es la flexibilidad de ciertos grupos para adaptarse a los tiempos actuales donde creer en un Dios todopoderoso y castigador ha dejado de tener relevancia. El creyente busca la sabiduría interior en un Dios altruista que no cuestione su mundo, si no que se complemente a él para obtener un propósito transcendental.

Los extraterrestres para un culto pueden ser un excelente vector para captar miembros, empleando los arquetipos con que la humanidad ha modelado colectivamente la imagen de un extraterrestre: son poseedores de poderes sobrehumanos a los cuales casi nada se resiste, pueden ser mortíferos o altruistas, poseedores de valores que en la práctica superan a los humanos, suelen ser intrigantes compulsivos y están obsesionados por dominar a otros, son pocas las veces que pueden ser empáticos y cooperativos como para poder convivir con la humanidad. Todos esos arquetipos que tenemos son producto de la imaginación, muy pocos han creado extraterrestres con un rigor realmente científico y a pesar de ello, no pasan de ser meras hipótesis. El común denominar en la mayoría de los arquetipos propuestos es que, nos superan radicalmente en algo, ante lo cual nos sumimos en la impotencia.

Los mismos científicos que creen en la existencia de vida inteligente avanzada, siempre han dicho que ellos nos llevan una ventaja considerable en desarrollo técnico. Sin embargo, si los extraterrestres tienen instrumentos tan avanzados ¿por qué concebimos su tecnología como algo inaccesible?, cada invención está sujeta al descubrimiento de un fenómeno que depende de unas leyes y condiciones mesurables; una civilización distinta a la humana los habría descubierto y optaría por un camino distinto al de la humanidad para instrumentalizarlos. Pero en el fondo, sus descubrimientos son hechos científicos que dependen de ésos mismos fenómenos que conocemos o estamos apenas comprendiendo, lo cual no debería ser críptico para ninguna civilización siempre y cuando ésta posea una ciencia avanzada.

La concepción de extraterrestres ultra avanzados sería una cuestión cultural más que racional originada por la ausencia de pruebas. La sociedad basa su funcionamiento en buscar en el exterior -en el otro- aquello que necesita. Los extraterrestres no escapan de esa interpretación de la realidad, creemos que son depositarios de un conocimiento superior que debemos obtener, lo que facilita el ser modelados como dioses. Quienes así lo creen, disminuyen los mismos éxitos de la humanidad y omiten la posibilidad de que esos hipotéticos extraterrestres también debieron pasar una “fase primitiva” en su proceso evolutivo. Creen que como por “arte de magia” son una especie avanzada. Naturalmente, el tomar por objeto de culto a entes no comprobados responde a motivos puramente humanos, la mente es muy fértil.

El avance tecnológico ha arropado a nuestra especie lo que conlleva a modificar nuestras percepciones y creencias para adaptarnos. La vaciedad ante las creencias aceptadas junto con el florecimiento de una subcultura de lo alternativo -dentro de ciertos círculos- que sirve más como mecanismo de defensa ante las exigencias sociales, provocan un conflicto de creencias en la cultura dominante. Sobre todo el surgimiento de corrientes espirituales que predican “el despertar del poder interior” en contraposición a la valorización de lo exterior, ha influido en individuos disconformes que optan por un sincretismo espiritual galáctico. Como la ciencia no puede ser descartada ni mucho menos la tecnología, estos individuos disconformes tratan de crear una nueva moral regida por una interpretación espiritual de civilización.

Con ésta idea central los alienígenas serían los transmisores de una nueva ética científica, que enfoque el progreso para el bien absoluto sin alienar a la humanidad. Dicha ética obliga, a la especie a usar la ciencia para potenciar los poderes interiores humanos, prescindiendo de sus usos destructivos y frívolos. Los creyentes de un modelo de extraterrestres altruista con tintes místicos, confrontan los arquetipos de invasores del espacio tan comunes en la cultura popular. Pero en medio de toda esta vorágine de ideas, pareciera que no terminamos de aceptar que esos modelos de extraterrestres no son más que invenciones humanas, las cuales no debemos tomar como ciertas sino como meras especulaciones.

Después de todo, la existencia de extraterrestres no escapa de las interminables controversias que surgen en nuestra especie ante aquello que no podemos comprobar. Proyectamos lo que somos y lo que creemos en unas entidades desconocidas en un intento de convencernos que podemos controlar los acontecimientos. La vida no puede ser controlada, de lo contrario sería una monotonía y el creer ciegamente en entes procedentes del espacio para rendirles culto, es un síntoma de renunciar a la libertad personal para entregarse a un irracional fanatismo, lo que no sería una actitud ideal para comunicarnos con seres extraterrestres.

Si algún día la humanidad logra un contacto comprobado y público con seres extraterrestres, ese descubrimiento no debe ser motivo para menospreciar nuestros éxitos sino para valorar más nuestra capacidad de conquistar nuevas dimensiones.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Nota: el autor recomienda la siguiente literatura con el fin de profundir este y otros temas que sirvieron para la redacción de la presente entrada.

  • La llegada del apocalipsis, Maravillas y Misterios-Tomo 2: Alienígenas, Orbis Publishing Lted, Londres 1996.
  • El Bueno, el feo y el malo, Maravillas y Misterios-Tomo 2: Alienígenas, Orbis Publishing Lted, Londres 1996.
  • Contacto extraterestre: Están entre nosotros. Artículo de la revista Muy Interesante Febrero de 2012, No. 2 (edición mexicana)

Advertisements

One thought on “La interpretación divina de la vida extraterrestre.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s