La absurda paranoia hacia los extraterrestres

seti2
El programa SETI, es un intento científico de encontrar vida inteligente en el universo- Google Images

Desde que la carrera espacial se materializó, la duda humana de si estamos solos en el universo se hizo más intensa y ha llevado a muchos científicos a emprender la búsqueda de seres u organismos de origen extraterrestre, con el fin de comprobar si existen formas de vidas distintas. Esta búsqueda, también podría resolver muchas preguntas sobre nuestra propia existencia como determinar cuales son nuestros orígenes, aparte de que podríamos alcanzar un impulso social notable con los conocimientos obtenidos de dicha investigación. Para muchos, científicamente estamos listos para conocer a otros seres inteligentes pero para nuestra cultura social, es todo lo contrario.

Básicamente nuestra sociedad, sin importar cuan avanzada o atrasada este, el hablar seriamente de extraterrestre es algo que siempre se toma como una broma o termina incluyéndose en las más descabelladas teorías e historias sobre OVNIS. No hay que olvidar, que la cultura popular a deidificado -sin siquiera haber contactado a un extraterrestre “oficialmente”- a estos seres a través de toda suerte de fantasías bélicas o seudoesotéricas, atribuyéndoles poderes o habilidades que superan a las nuestras; llevándonos a un estado de insignificancia como civilización. Semejantes consideraciones, son alimentadas ante la falta de pruebas serias de que existe vida distinta a la humana en el universo. Para muchos, esta actividad de “crear” extraterrestres con nuestra imaginación, busca llenar un “vacío” interior de cuya naturaleza no hay una certeza específica.

De lo que si podemos dar fe, es que ante las abrumadoras dificultades que atraviesa la humanidad la opción de viajar al espacio es un interés inseparable de encontrar a otros seres inteligentes, más avanzados quizá. Creemos que de encontrarlos muchas de nuestras dificultades podrían ser resultas; hasta podría decirse que quisiéramos “ceder las riendas de nuestro destino” a otros porque no hemos sido capaces de lograr superarnos interiormente y conquistar un modelo de civilización de paz universal. Partimos al exterior, nos aventuramos a buscar lo que aún no hemos encontrado con la esperanza de evolucionar a otros niveles que nos resultan desconocidos.

Sin embargo, muchos toman este hipotético encuentro con simpleza, hasta con ignorancia si se permite. Algunos círculos, nada serios pero si influyentes, sólo toman el “factor extraterrestre” más como una excusa para librar a la humanidad de sus responsabilidades; los llamados cultos OVNI por ejemplo, le han dado un papel mesiánico a los seres del espacio y han tomado sus creencias particulares casi como una bandera política cuestionando el razonamiento científico con argumentos mágicos y seudocientificos. Sus miembros, se muestran críticos hacia los gobiernos y creen fervientemente que las autoridades ocultan evidencia de los extraterrestres, convencidos de que ellos ya nos han visitado. Obviamente muchos de sus argumentos no gozan de solidez y sus adeptos, a través del sectarismo, buscan confrontar con las normas sociales imperantes por alguna disconformidad no identificada.

Próximos a estos grupos, están los que creen en las teorías de conspiración. La más popular, es la que afirma que el gobierno de los Estados Unidos oculta evidencia de la presencia de extraterrestres en el planeta Tierra y hasta creen que las autoridades de dicho país poseen parte de su tecnología, la que destinan al desarrollo de armamento más poderoso. Una vez más, estas historias carecen de bases sólidas, sus predicadores y adeptos apelan a los extraterrestres como excusa para verter su resentimiento hacia ese país. Sobre todo, atacan con especial fiereza a sus autoridades militares, de las cuales difunden las más insólitas historias sobre siniestros programas para el desarrollo de tecnología bélica.

Pero, estos fantasiosos programas son en realidad proyectos desclasificados que ya son conocidos por la opinión pública los cuales estos individuos magnifican para captar la atención. Lógicamente, ciertos “intereses políticos” siempre han visto con temor el enorme poder militar de ese país y sus investigaciones en la materia, por lo que no resulta extraño que ocultos con ficciones extraterrestres quieran criticar su poderío bélico. Algunos políticos, demasiados crédulos y polemistas dan respaldo a estas historias, motivados por ese temor sin sentido.

No obstante, nuestra cultura que nunca ha podido desarraigar el miedo a lo desconocido, ha alimentado metódicamente el militarismo espacial bajo el no menos descabellado escenario de una invasión extraterrestre. El cine por ejemplo, nos dibuja siniestros monstruos espaciales que buscan destruir a la humanidad y apoderarse del planeta mediante sofisticados artilugios o elaborados planes de conquista. Ante esta posibilidad, apelamos a nuestro poder militar para defendernos, rindiendo pleitesía a la figura del guerrero el cuál; se muestra como la única solución ante el conflicto contra dichos seres hostiles. Nuevamente, este escenario, no parte sino del miedo la emoción más baja y patética del ser humano.

Llevados por ese temor, no nos damos cuenta que el móvil oculto de este militarismo espacial es sacar provecho político -aunque suene increíble- representando a través de un extraterrestre hostil, a otros grupo humano como peligroso. Alimentamos un sentimiento xenófobo que tarde o temprano se proyectara en cualquier grupo diferente al socialmente aceptado; permitimos que la más descabellada demagogia militar dirija las relaciones sociales, e incluso premiamos a la fuerza y la violencia como medio para avanzar en la vida. Condicionantes subrepticios, incubados en nuestra cultura, que no reflejan más que nuestro egocentrismo, irracionalidad y sobre todo nuestro obsesivo interés de sobrevivir a costa de lo que sea.

Muchos escritores de ciencia ficción consideran errada esta interpretación militarista de los extraterrestres, porque se aleja de los criterios científicos de un contacto racional y civilizado con seres de naturaleza opuesta. Aparte de que si han tocado el escenario bélico en sus obras; lo han hecho como medio de crítica a los males de la sociedad humana. Ha sido la gente quién, lo ha tomado como una “motivación moral” para justificar la opción militar en un contacto infructuoso con extraterrestres, aun cuando en la realidad nunca pase.

The_X-Files
X-files, las conspiraciones con estraterrestres es una idea incubada por nuestra cultura mediática- Google Images.

No podemos tampoco mencionar el papel modelador de los medios de comunicación en este tópico el cual ha sido de lo más variado, pero lejos de considerarlo con seriedad: algunos medios prefieren, ignorar el tema porque no hay ninguna evidencia científica que avale que exista o no vida extraterrestre, lo cual tiene sentido si se quiere ser objetivo y veras. En cambio, otros medios, como el cine o la televisión tratan de explotar al máximo el tema con fines económicos. Se nos presentan seres quiméricos, intrigas e historias fantásticas que alimentan emociones diversas para atraer al público; construyéndose arquetipos identificables para los espectadores. Por supuesto, son pocas las fantasías que proyectan, las que tengan un respaldo científico serio que trate el tema con sensatez.

Las consecuencias de tal mediatización de los extraterrestres son evidentes: no venos con criterio científico este tema, sino con la charlatanería y el prejuicio que nos inculca nuestra cultura. Tampoco podemos imaginarnos, un contacto sin una apreciación pesimista o militarista, para muchos el contactar con una civilización distinta a la nuestra nos conducirá a una catástrofe o en caso contrario el escepticismo y la socarronería harán del tema, un objeto de burla para quién lo plantee. Como culturalmente, nos han “modelado arquetipos” de posibles extraterrestres que podrían aparecer, ya poseemos preconceptos de cómo serían, dichos preconceptos se dirigen a una emoción o necesidad estrictamente humana, lejos de la visión neutral y objetiva que solo la racionalidad podría vislumbrar. En líneas generales, nuestra sociedad culturalmente, posee una visión fantasiosa y simplista sobre los extraterrestres, lo cual la hace vulnerable a cualquier predica sin fundamento del tema.

Podemos darnos cuenta que la sociedad humana a pesar de sus irrebatibles logros científicos no muestra síntomas de suficiente madurez psíquica, como para evaluar con seriedad el tema. Ningún círculo científico confirma que hubo contacto con extraterrestres pero tampoco niega que no lo pueda haber; por ello se evalúa objetivamente que hacer si dicho evento sucede, todo dentro de un marco racional e investigativo, libre de prejuicios y fantasías carentes de sustancia. La mayor preocupación de muchos gobiernos, científicos y militares si se descubriese vida extraterrestre es la reacción de la gente cuando se entere. Desafortunadamente, muchos creen que nuestra cultura podría sufrir un gran impacto del cual sabremos sus resultados cuando haya un contacto confirmado, por ahora lo que podemos hacer es analizar todas las posibilidades

Es válido citar ahora la respuesta que dio la astrofísico y directora de la Oficina para Asuntos del Espacio Exterior de las Naciones Unidas Mazlan Othman, al preguntársele sí la humanidad estaba preparada para tener un encuentro con extraterrestres:

“No lo sé. La vida extraterrestre se ha asociado siempre con monstruos del espacio y OVNIS. Siempre ha existido la risa socarrona o el escepticismo al respecto. Sospecho que incluso algunos buenos científicos pueden haber pensado que encontraron algo raro por ahí pero prefieren no hablar de ello abiertamente por lo mismo. El tema de la vida extraterrestre debe afianzarse como una discusión científica. Una vez que así suceda y la gente se aleje de las ideas frívolas y el discurso de los charlatanes, comenzará a verlo como lo que realmente es”.

 Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s