¿Se está militarizando #Internet?

computer_guy_meme_by_cr8g-d4qf6pm
                    Imagen extraída de DevianArt.com

A pesar de que Internet es una invención de origen militar, su implementación en otros entornos la han hecho una gran herramienta para el progreso y potenciación de los talentos humanos; así como facilitar las comunicaciones entre todas las naciones del planeta, quienes pueden encontrar en él un espacio de intercambio abierto. Sin embargo, recientemente se esta notando que existe en algunas esferas políticas un interés preocupante por “controlar” este medio, situación que ha encendido las alarmas entre los internautas. Nadie niega que los gobiernos deban crear mecanismos legales que regulen el uso de Internet, siempre que estos no contradigan el principio del libre acceso y sin restricciones a la información que deben gozar los ciudadanos, pero en nombre de la “seguridad nacional” algunas de esas esferas políticas llegan a los extremos más antidemocráticos con el fin de monitorear el tráfico en la red.

Hay que considerar que el concepto de “seguridad nacional”, es una máxima militar que se presta a interpretaciones demasiados liberales. En lo que respecta al acceso a la información, amparándose en esta máxima, cualquier gobierno puede disponer de los medios informativos y todo lo que se difunda en él, al mismo tiempo que decide que se puede comunicar o como ha sucedido en la actualidad, obtener los datos de terceros si estos permiten “proteger al país de sus enemigos”. Por supuesto, a pesar de que la visión de “seguridad nacional” se aplica de maneras distintas en cada país, existe varios puntos comunes: el primero la inclinación de las autoridades de controlar la información y el segundo, dejar a discreción del gobierno o de alguna organización “neutral” cercana al mismo el definir que contenidos pueden ser una “amenaza”.

Los movimientos para concretar dicho “control” comienzan por reformas, leyes o poderes especiales que buscan ser aprobadas o impuestas en corto plazo. La característica común de dichas herramientas legales es el excesivo poder punitivo que tiene el gobierno para castigar a los “infractores”, el justificar acciones sin un procedimiento transparente, la adopción del espionaje o en el peor de los casos el imponer a las empresas de Internet que el gobierno tenga acceso ilimitado de la información de sus usuarios. No podemos tampoco mencionar, la discrecionalidad con que se bloquea webs o enlaces, que se consideren “peligrosos”. El otro paso es subrepticio y discreto, puede ser la implementación de sofisticados medios de espionaje de los cuáles los limites legales parecieran no existir o el monitoreo silencioso de algún internauta especifico, a través de medios como las redes sociales o los contactos falsos en programas de mensajería instantánea. Empero si los acontecimientos políticos se vuelven extremos, “los bloqueos totales” y sistemáticos de las comunicaciones o los ataques cibernéticos a gran escala pueden ser empleados para controlar la información.  Esto último se ha visto con frecuencia en gobiernos totalitarios y guerras.

Lógicamente, la adopción de medidas militares para regular Internet no resulta del agrado de nadie porque todas incurren en el exceso, los gobiernos fácilmente pueden abusar de su poder y castigar impunemente, así no tenga evidencias suficientes. Los puntos de vista críticos, podrían ser reprimidos con una eficiencia perniciosa y ser desvirtuados ante la opinión pública, igualmente la red puede convertirse en un arma que podría perjudicar a los ciudadanos de otros países, atacando servicios críticos. Tampoco es un secreto que en la política interna de ciertos países, existen “grupos de choque” gubernamentales quienes para desacreditar a sus rivales crean noticias falsas y los ofenden masivamente. Las posibilidades de mal uso de la red, bajo un criterio militar, son aterradoramente enormes.

Aunque los gobernantes piensan que es necesario controles sobre Internet y algunos se empeñan en extremarlos, lo único que han logrado -desafortunadamente-  es radicalizar a los internautas. La comunidad se ha convencido que la presencia del gobierno en Internet, no “augura nada bueno” y se muestran reaccionarios, los más extremos han adoptado por los ataques cibernéticos para contrarrestar las intenciones de las autoridades. Han abrazado una actitud hostil, a cualquier medida gubernamental. No podemos decir que es toda la comunidad, pero un grupo considerable no ve necesario que los gobiernos siquiera mencionen a Internet en sus debates; peor se presenta la situación en aquellas sociedades donde la gente está en abierta hostilidad con sus gobernantes, porque estos reaccionan con medidas antidemocráticas o extremas para “protegerse de sabotajes”. El auge del hacktivismo, es un síntoma de ello.

Este florecimiento del “hacktivismo” –consentido y apoyado por los ciudadanos- reafirma en la gente la idea de que “ellos son víctimas de una conspiración del gobierno” y deben salir en su defensa una miríada de “héroes anónimos”, con los cuales apoyarse para enfrentar el poder. Irónicamente, frente a estas acciones, muchas autoridades han reaccionado de forma más dura, para evitar que sus sistemas sean comprometidos. Internet –manejada de esta forma- ya no es un espacio de interacción e intercambio, sino un campo de batalla donde cada quién “empuña las armas” a favor y en contra de algún interés, visión que refuerza el concepto militar de la red, aunque se luche contra éste. Tristemente, todo apunta a que este conflicto se prolongará y las vías del diálogo van siendo descartadas.

Aunque suene inútil, seria constructivo que las autoridades y los ciudadanos retomaran el diálogo para evitar que Internet sea considerado el “quinto frente de guerra”. Sobre todo es menester que la humanidad, empiece a desarraigar la premisa de que no “existe información éticamente inviolable”, ya que todo lo que suceda en la red nos afecta, sin importar las fronteras o distancias. Es cierto, que existen posiciones extremas que merman el libre acceso a la información pero actuar con el mismo radicalismo solo reafirmará a los que se cuestionan, será también necesario que muchas sociedades debatan sobre la ética de las acciones de los diversos actores que confluyen en la red; pero queda en manos de cada pueblo del planeta si quiere que tan maravilloso invento sea utilizado para lograr el mayor bienestar social posible o caer en la más angustiante paranoia militar, de cuyos efectos, la historia tiene un amplio registro.              

Saque usted sus conclusiones.      

Pedro Felipe Marcano Salazar

@C1udadan0x.

 

 

 

Advertisements

One thought on “¿Se está militarizando #Internet?

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s