¿Es el cine de zombies un símbolo ludita?

jrmora_directo_a_la_cabeza_610
La “tecnofobia” es una tendencia entre algunas personas- Google Images

Al inicio del siglo XIX, durante la Revolución Industrial, surgió un curioso movimiento opuesto a la mecanización de las fábricas y talleres de la época. Este movimiento compuesto de artesanos, obreros, y dueños de pequeñas fábricas veían en las máquinas una amenaza para sus negocios y puestos de trabajo. Destruían las fábricas y las máquinas destinadas a la producción, extendiéndose este movimiento a otras instalaciones con funestos resultados. Este movimiento se le llamó “ludismo”, en referencia a su presunto líder Ned Ludd cuyo existencia histórica es dudosa. Sin embargo, el ludismo revelo una nueva arista de la naturaleza social humana: el irracional odio hacia las máquinas y al progreso, fruto del avance científico y técnico.

 A pesar del paso del tiempo, existen grupos afines a este movimiento al que se le ha denominado “neoludismo” cuyas motivaciones no difieren mucho de los activistas del siglo XIX: grupos anticiencia, ecoterroristas, anarcoprimitivistas, tecnófobos, sectas seudo místicas, algunas fracciones religiosas radicales, excéntricas individuales o nefastos líderes políticos; manifiestan un desprecio hacia al progreso científico y técnico, al cuál atribuyen ser la “causa real” de todos los males que aquejan a la sociedad. Algunos de estos grupos, llegan a “enfrentar a la civilización” mediante la violencia o el terrorismo. Otros por el contrario, prefieren apartarse de la sociedad y vivir en “comunión con la naturaleza”, llevar un modo de vida opuesto al convencional y realizar curiosas manifestaciones públicas.

Sea como fuere, las personas con esta mentalidad expresan una inexplicable aversión hacia el progreso logrado por la humanidad tras la Revolución Industrial, no creen en los valores aceptados por la sociedad ni reconocen a sus instituciones, prefieren llevar un modo de vida atípico, los motiva ideas radicales y albergan un profundo sentimiento destructivo hacia la civilización. Teniendo delimitado quienes son estos grupos, la pregunta que cabe hacerse es: ¿Son estos grupos un reflejo de un morboso sentimiento subconsciente de rechazo a la civilización y sus logros? El cine de zombis podría darnos una pista sobre esta interrogante.

GUERRA-MUNDIAL-Z¿El cine de zombies es una forma de desprecio hacia la civilización?- Google Images

Al observarse a los zombies, tal como lo ha arquetipado el cine moderno nos encontramos con una criatura irracional, torpe y peligrosa quienes no tienen otro objetivo que el “sobrevivir” alimentándose de los “vivos” para así también multiplicar su número. Aparte de eso, se convierten en una gran amenaza para la civilización cuyos “mecanismos de control”, luchan desesperadamente por erradicarlos, pero sucumben ante la incierta naturaleza de estos seres. Los zombies son adversos al “orden”, destruyen todo lo que signifique civilización e impiden que la sociedad progrese derribando su poder hasta sus cimentos más fuertes.

La premisa de los zombies, aun cuando no son racionales, es que sin civilización que los combata o trate de “explicar” su origen podrán construir un mundo acorde a sus necesidades, un mundo primitivo y reducido a estímulos, un mundo donde la posibilidad de recuperar el “orden” sea mínima y para ello atacan a los “vivos” quienes son los que creen y sostienen la sociedad. A pesar de la existencia de sobrevivientes, los zombies no dejaran de perseguirlos no tanto por sus necesidades alimenticias sino porque ellos son fragmentos de la civilización que deben ser destruidos para que no resurja. Cada sobreviviente encierra en si mismo, la posibilidad de resucitar a la civilización según como la conocía e interpretaba.

La mayoría de las películas de zombies siempre nos muestran que ellos aparecen en entornos civilizados; (ciudades, pueblos, instalaciones de investigación científica, bases militares…) son creaciones directas e indirectas de la misma sociedad, quién de alguna forma se permite incubar en su seno características autodestructivas que conducen al barbarismo. Los que sobreviven al desastre, también ceden su racionalidad y terminan siendo tan brutales como los zombies. Esto último es una suerte de “relativismo”: nos indica que a pesar de las diferencias tanto de los “vivos”, como de los no muertos ambos tienen mucho en común. Los intentos de rehacer la civilización, siempre están amenazados por los conflictos de intereses entre los sobrevivientes, incapaces de llegar a un acuerdo y la presión de los zombies. Si la civilización se logra levantar, será por poco tiempo.

Pero quizá lo más llamativo, y que conecta aún más el cine de zombies con el ludismo es su antipatía hacia las instituciones e instalaciones que encarnan el éxito del proceso civilizatorio en la evolución de la humanidad: laboratorios, medios de comunicación, centros de investigación universitaria, fábricas, instalaciones de servicios públicos, compañías privadas, estaciones de policía, hospitales, centros comerciales…hasta los medios de transporte masivos, son objetivos predilectos de los no muertos quienes los destruyen e inutilizan para paralizar el funcionamiento de la sociedad. Las escenas donde algunos de estos “escenarios” son invadidos por los zombies, son un claro símbolo de la falta de confianza hacia el progreso.

Otros aspectos a considerar, del vínculo de cine de zombies con el ludismo, está en las películas que se decantan por atribuir a los no muertos un origen más racional: encontramos a zombies que aparecen a consecuencia de errores o usos abusivos de la ciencia provocando una catástrofe de la cuál muy difícilmente los “vivos” saldrán indemne, aparte, se le achaca toda la culpa del desastre a figuras científicas quienes irresponsablemente han creado a estos monstruos; aun cuando no haya sido su intención. Aquí se muestra, una clara demonización a la ciencia a quién se le acusa de solo traer calamidades al ser humano. No se destaca el hecho, de que es el mal uso de la ciencia lo que realmente perjudica a la humanidad y no todas las consecuencias de los descubrimientos científicos pueden ser conocidas en corto plazo.

Los sobrevivientes de un “apocalipsis zombie” siempre tienden a huir de las ciudades o pueblos, porque los no muertos tienen más ventajas en esos entornos que ellos, dado que numéricamente son superiores y están en todas partes. El único lugar “seguro” que les queda son los ambientes naturales (bosques, montañas, selvas, los polos…), lejos de la civilización y de la amenaza zombie. Los “vivos”, cual ángeles caídos, han perdido su “Olimpo civilizado” para regresar al mundo del cual viene y explotaba sus recursos con el fin de mantener su mundo artificial y social. En este mundo los zombies no son capaces de llegar. La humanidad que queda debe, forzosamente, restablecer la comunión con la naturaleza si quiere sobrevivir.  Ese “retorno” a la naturaleza es proclamado por muchos grupos catalogados como “neoluditas”

Lo irónico del caso es que los zombies, a pesar de ser hostiles hacia la civilización, no pueden abandonarla. No es nada más por motivos físicos –Su figura contrahecha y demacrada es un obstáculo- mentales –sin una racionalidad desarrollada, no tienen capacidad de interpretar su entorno- o porque todavía hayan supervivientes en las zonas que dominan; sino porque en el fondo de sus mentes, su “pasado yo civilizado” todavía añora el mundo que su “yo zombificado” ha destronado.

Como ambos comparten el mismo cuerpo y  la misma “mente”, no pueden destruirse, así que el quedarse en el mundo civilizado sin rumbo ni objetivos, puede interpretarse como un “pacto” que garantice la existencia de ambos “yo”.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x.

Nota: el autor recomienda la siguiente literatura con el fin de profundir este y otros temas que sirvieron para la redacción de la presente entrada. Tambien pueden consultar mi anterior artículo Otra mirada al fenómeno de los zombies.

  • Enemigos de la ciencia. Luditas modernos. Artículo de la revista Muy Interesante Junio de 2013, No.06.
Advertisements

2 thoughts on “¿Es el cine de zombies un símbolo ludita?

  1. Un análisis muy interesante. Hay que considerar también que la idea del zombie precede al cine. Culturas milenarias ya concebían la idea de muertos reanimados con distintos fines (varios de ellos fines destructivos, como lo es la idea del zombie actual).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s