A próposito de la violencia armada.

El actor Charlton Heston empuñando un rifle en un discurso para la Asociación Nacional del Rifle (NRA).- Google images

Se ha vuelto muy noticioso el problema de la violencia armada, pero creo que sigue la tendencia de buscar un culpable externo en vez de asumir como sociedad e individuos nuestra responsabilidad en la materia. La industria armamentística basa su existencia en la simple idea “de que existe una amenaza a combatir” lo cuál termina por convencer a la gente de que armado “se esta seguro”, sin embargo, esta industria existe porque la legitimamos con nuestros temores; la mayoría de ellos irracionales. Si el ser humano no renuncia adsolutamente del uso de la violencia para solucionar sus problemas, las armas y su venta estarán allí.

Parece utópico que el ser humano renuncie en masa al uso de la violencia, sobre todo al ser tan diversa y contradictoria en cada sociedad la relación violencia-armas, pero si no se empieza a trabajar indivual y socialmente en una cultura de la paz, del equilibrio emocional y racional, será igual de frecuente las matanzas perpetradas por individuos “desequilibrados” que en el fondo son un reflejo de nuestras omisiones como sociedad. Nadie se arma a menos que se sienta amenazado, aún cuando parezca absurda la interpretación subjetiva que se tenga de que es una amenaza. Las guerras son un ejemplo de eso.

El uso insensato de la tecnología moderna ha quedado muy arraigado dentro de la “cultura popular”, un concepto morboso de violencia que se perpetúa gracias a la industria del entretenimiento; teniendo generaciones de jovénes, convencidos muchos, de que la violencia no se puede combatir sino con más violencia. Es poco los casos donde se promociona el uso pacífico de los talentos humanos para cambiar el clima de violencia a través de la paz; aún en esta era de Internet. Pero ¿quienes permiten que se perpetúe esta mentalidad violenta? nosotros los ciudadanos, aceptándolo, ¿acaso no hemos apoyado “posiciones violentas” con expresiones tales como “se lo merece, porque era un asesino”, “mano dura con esos desgraciados”…?. El que este libre de pecado que arroje la primera piedra.

Estamos a la deriva. Se nos olvidó que un hombre, SOLO UNO, llamado Adolfo Hitler convenció a todo un pueblo que con las armas y la violencia se conseguía las cosas. Un hombre que usó medios modernos y sofisticados para demonizar la vida, construyendole un altar a la muerte…Adolfo Hitler, es solo un culpable, todo el pueblo aléman de su tiempo, “se convenció” de que la violencia les permitiría ser “superiores” por lo tanto ellos son cómplices, entonces, ¿cuantas veces no hemos ordenado matar a otro ser humano “porque es una amenaza” con un comentario o pensamiento?. Todo esta dentro de nosotros, Adolfo Hitler fue solo una expresión de las frustaciones interiores del pueblo aléman de esa época.

Sin ánimo de ser agorero, me parece que el problema de la violencia armada se esta manejando de forma burocrática, no hay detrás de esas medidas correctivas que se quieren implementar, una estrategia planificada cuidadosamente para promover la paz. De nada, sirve poner leyes más severas si de niños ya sabemos matar… como si fuéramos espartanos modernos. Será mejor ir trabajando en la paz ahora para no seguir lamentándonos mañana, o si no podemos conevertirnos en una quimera destructiva como lo plantea el escritor de ciencia ficción Robert Heinlein en su libro Starship Troopers: una sociedad muy sofisticada a nivel técnico y científico pero deshumanizada debido a una paranoica concepción belicista del universo. Mucho peor, es llegar a niveles como los de la película Robocop: para “combatir” el crimen se vale arruinarle la vida a un hombre, el agente policial Alex Murphy,convirtiendolo en un engendro cibernético tan brutal con el fin de “mantener el orden público y proteger al ciudadano”. En ambos escenarios todos los ciudadanos serían asesinos. A veces la ficción dice más que la realidad misma.

Halo: Boot Camp, de seguir así, los niños del mañana serían soldados- Google images.

Personalmente no estoy de acuerdo con que la gente ande armada, bajo ningún concepto, demasiadas muertes han ocurrido por un arma vendida a un ciudadano…es una ilusión creer que no se puede equivocar el que usa un arma…

No obstante, depende de la ciudadanía desarmarse o seguir igual. Todos escogemos, todavía estamos a tiempo de tomar la decisión más sabia o la más tonta.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s