El próposito de la crítica.

tumblr_o2tv6kIEwy1s4kgoxo1_400

Fuente

El buen uso de la crítica, tiene como objetivo revelar aquellos aspectos ocultos de la realidad que se desea estudiar. La crítica parte del análisis desapasionado del objeto de estudio, busca alcanzar la honestidad y desvelar la verdad de forma diáfana.

La claridad que aspira a obtenerse con el análisis crítico, tiene que servir de guía para superar los defectos, proponer nuevos caminos que conduzcan a la perfección o al descubrimiento de valiosos conocimientos.

Ese sería el próposito de una crítica bien orientada, sin embargo, cuando ésta se emplea de forma desordenada e irresponsable, conduce a la aniquilación del entendimiento.

Actualmente se torna preocupante el surgimiento de una crítica destructiva, entiéndase, una forma de abordar la realidad sin reflexión ni análisis, con ausencia de fundamentos sólidos para apoyar el punto de vista defendido.

La crítica destructiva, no le interesa revelar los aspectos ocultos de la realidad para mejorar, sino imponer su voluntad y repetir mensajes viciados. Carece de capacidad investigativa, -medio escencial para el análisis crítico-, prefiriendo la reactividad.

La crítica destructiva, no busca soluciones, prefiere destrozar aquello que desprecia, se mofa de la meditación profunda de lo que se desea evaluar. Rechaza cualquier alternativa a su cerrazón característica y valora la opinión sectaria.

No aspira a la verdad, porque implica renunciar a su limitada capacidad de juicio, desdeña de la objetividad y acepta sin miramientos, cualquier seudoargumento pobremente hilvanado que soporte su endeble lógica.

Lo único diáfano de la crítica destructiva, es su marcada mala intención, su evidente interés de dañar aquello que cuestiona. Jámas retrocede en su empeño de zaherir al opuesto, porque carece de la noción de las consecuencias.

Apoya todo aquello que corresponda con sus trastornadas emociones y la falta del buen uso del pensamiento. La crítica destructiva llega al límite de banalizar la virulencia de su proceder, llegando a recurrir al chascarrillo obsceno.

La facultad de la crítica se emplea para explorar la realidad de manera profunda con la finalidad de, lograr su comprensión y encontrar la auténtica escencia que la sustenta.

La verdad sólo libera a las almas que respetan un metódo, que aceptan la introspección y sobretodo la prudencia como pilares fundamentales de un uso equilibrado de la crítica.

Un verdadero juicio crítico, siempre debe aspirar a una valoración objetiva en su estudio de aquello que le interese; desdeñando todo apasionamiento o deseo destructivo.

Jámas la crítica destructiva podría ser útil, ya que mantiene en permanente queja a la mente y la sume en una aguda impotencia, alejándola de resolver de forma ingeniosa caulquier situación.

El correcto uso de la crítica aspira a trascender el velo de lo evidente.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Si te gustó mi publicación, puedes darme tu voto, resteem o hacerme una donación con Bitcoin

Mi monedero >> 32x8Z3WjuvHFgSVdu58Znzf4bNKWJx4B6A

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

 

Advertisements

La propiedad en la colonización espacial.

Fuente

Un tema relevante en una hipotética colonización espacial es, determinar como aplicar la propiedad sobre los recursos existentes en el espacio. Podría decirse que quien haga un descubrimiento o quien “llegue primero” es propietario de un recurso, sin embargo, debe presentarse evidencias contundentes que lo respalde.

En ese caso, aparte de requerirse de buena voluntad para cumplir la ley, se necesitaría de una tecnología de comunicaciones extremadamente rápida para contactar a un representante legal. Una red de repetidores ampliamente extendida por el universo, podría agilizar el proceso o establecerse como obligatorio que cada dotación destinada a explorar nuevos mundos deba, incluir a dicho representante para comprobar la legalidad de la titularidad.

Cuando sea reconocida la titularidad de un recurso, se haría necesario un registro eficiente y difícil de violentar, la tecnología blockchain, mediante contratos inteligentes puede cubrir este requerimiento para agilizar los trámites y garantizar su transparencia.

Habría que resolver también como lograr que la exploración de los recursos realmente beneficie a toda la humanidad. Suponiendo que unánimente todas las naciones deseen cooperar; probablemente sería necesario la adopción de licencias de explotación de manera que parte de los beneficios obtenidos sean destinados al progreso de todas las naciones.

Esta situación podría originar algunos conflictos con grandes empresas -las más interesadas- quienes no verían adecuado disponer los recursos con criterios “socializantes”, puesto que verían más atractivo manejarlos bajo criterios comerciales.

Esto nos lleva a considerar cuales recursos deben ser aprovechados sin anteponer criterios comerciales, cediendo parte de la propiedad sobre ellos, y cuales pueden estar sujetos a una titularidad absoluta sobre los mismos dado que en una primera fase de colonización debe comprobarse su presencia para explotarlo.

La propiedad enfrenta la cuestión de la soberanía, dependiendo de como se colonice otros mundos, la autoridad sobre ellos determinará como se distribuirá. En ese caso existen dos escenarios: si cada nación coloniza otros planetas de forma independiente, cumpliendo con ciertos tratados de efecto universal, estas aplicarían sus leyes nacionales creadas para esas circunstancias.

Si por el contrario se logra una alianza o confederación global que una a todas las naciones de la Tierra o aquellas que dominen la tecnología aeroespacial necesaria para dicha empresa, estas deberán crear un entramado legal común que defina como reconocer la propiedad, que medios institucionales y técnicos se adoptarán así como cuales son los requisitos para reconocerlos.

Nuevamente, los involucrados deben definir el propósito final de los recursos obtenidos y como lograr que no haya algún monopolio abusivo sobre los mismos. La razón de ello, está en que se prevé que la Tierra llegue a su límite, obligando a los humanos a mirar a horizontes más lejanos.

De forma que si se piensa en el bienestar de toda la humanidad, todos los recursos obtenidos deben beneficiar a todos los terrestres. La propiedad sobre ello deberá ser equitativa tanto para sus dueños como para el resto de los seres humanos.

Lo anterior se enmarca en un hipotético escenario en que la Tierra dependa más de recursos externos y menos de los propios, dado que estos, dentro de algunos años serán escasos.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Si te gustó mi publicación, puedes darme tu voto, resteem o hacerme una donación con Bitcoin

Mi monedero >> 32x8Z3WjuvHFgSVdu58Znzf4bNKWJx4B6A

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

Recuperemos a Simón Bolívar.


Fuente

Simón Bolívar, ese descollante ciudadano que tuvo el privilegio, junto con otros ilustres venezolanos, de materializar esta patria llamada Venezuela, yace en un estado depauperado. Su legado vital, entiéndase, la construcción de una nación grandiosa y justa luce arrruinada, vencida, carente del brillo que le caracterizaba.

Hace tiempo que tan importante personaje, dejó de ser considerado un hombre, para ser grotescamente trocado en una burda deidad con patéticos creyentes -no compatriotas agradecidos- quienes se adueñaron de su imagen.

El ciudadano Simón Bolívar, el hombre educado, correcto, soñador, con sus virtudes y defectos, aciertos y errores, es lo que ansiosamente reclaman sus compatriotas del presente siglo. Ya el culto al Libertador esta agotado porque tiende a justificar la imposición de una deformada visión de tan ilustre personaje.

Vemos como líderes, caudillos y políticos malgastan esfuerzos en autoatribuirse el inmerecido rol de “herederos” del Libertador, de ser los “verdaderos” depositarios de sus ideales, cuando su actuación se aleja de los grandes sueños bolivarianos.

Esos sofocantes discursos, ese palabrerío inintelegible, carente de sustancia, que profanamente tratan de compatibilizar al Libertador con personajes históricos lejanos a su época, ideológicamente inconexos y de categoría inferior en algunos casos, constituye una afrenta a su dignidad y al honor de la nación.

El ciudadano venezolano ya está ahíto de la narrativa epopéyica, quijotesca de su vida, le harta esa historia maniquea, donde el Libertador es un astro centralizado omnipotente y todopoderoso en el cual orbitan los demás próceres como satélites menores e insignificantes.

Resulta agotador la datación de la historia venezolana en “antes de Bolívar y después de él”, como si la nación fuera incapaz de entregar más ciudadanos geniales, como si no existiera otra realidad; sino, el desfigurado “tiempo bolivariano” impuesto por esos blasfemos seudoherederos que desde la independencia, intrigan contra el engrandecimiento de Venezuela.

Los ciudadanos venezolanos, quieren escuchar la voz del Libertador, no de sus ventrilocuos, con ansias de poder, quieren a un Simón Bolívar cercano, no totenizado y ornamentado para rendirle culto.

Quiere un Simón Bolivar cabalgando en compañía de sus camaradas, de todos sus contemporáneos que lucharon por la independencia, juntos, sin jerarquías ni calificativos o distinciones entre patriotas y traidores.

Quiere internalizar su pensamiento, comprender su obra escrita, sus angustias y aflicciones, sus reflexiones e intereses en encontrar el camino más seguro para el progreso nacional.

Al ciudadano venezolano le horroriza el secuestro malévolo de su majestad, del adoctrinamiento mediático que proyecta a un Libertador inalcanzable e imponente, incapaz de expresar un sentimiento sincero o una palabra afectuosa.

Le abochorna las trasgresiones cometidas en su nombre, el uso de sus nobles ideales para perpetrar venganzas, crímenes y felonías destructoras del bienestar nacional. El Libertador fue un hombre honrado y jámas se le podría vincular con actividad delictiva alguna.

Es momento de que el ciudadano venezolano, honrado, solidario, cumplidor de la ley y admirador -no fanático- del Libertador reclame para sí su escencia, desprovista de máculas y ornamentos superfluos.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

 

@C1udadan0x

Si te gustó mi publicación, puedes darme tu voto, resteem o hacerme una donación con Bitcoin

Mi monedero >> 32x8Z3WjuvHFgSVdu58Znzf4bNKWJx4B6A

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

La influencia de la arquitectura en una distopía.

 

QmXzXXF17Ak6pirkYrd8JK8S61fQmN7BS24n14zHXRy82m

Fuente de la imagen.

 

Cuando se trata un futuro distópico, lo primero que descuella es la uniformidad y decadencia de sus urbes. Las edificaciones son creadas para oprimir, exacerbando el sentimiento de impotencia del individuo o inician una etapa de declive que refleja la vacuidad interior de sus habitantes.

A pesar de la presencia de tecnología sofisticada y fuentes de estímulos artificiales, las urbes distópicas lucen falsas, carentes de una identidad propia, siendo repetitivas, monótonas, produciendo la sensación de incertidumbre.

Son entornos sucios, faltos de vida o sentimientos que van sumergiéndose en la desidia. Otras veces son asépticas, sin color, tendientes a reproducir la unidimensionalidad de su estructura global.

La urbe distópica suele ser extremadamente recargada, unicolor, con una extensión interminable que borra las fronteras del tiempo, configurando la noción de vivir en un esclavizante presente perenne. Es un entorno asfixiante, encerrado, que distancia a las personas y les impide expresarse.

Casi no existe espacios abiertos, porque su constante sensación de limitación le hace reducir los espacios a lo estrictamente esencial, reproduciéndose la idea de escasez y conduciendo a sus habitantes a la miseria física.

La naturaleza está casi extinta o de haberla, no tiene un papel preponderante ni hay certidumbre de que sea real, puesto que estas ciudades son una ilusión, una gran farsa colectiva, reflejo del estado de irracionalidad de sus habitantes.

Los distintos sectores de las ciudades distópicas, dejan en evidencia las clases sociales que la habitan y su marcada estructura excluyente, pero sin romper con el uniformismo global característico.

La estructuras colosales, a veces saturadas de ornamentos o de superficies límpidas, impersonales, suelen ocupar buena parte del espacio físico dentro de una urbe distópica. Son una contradicción, porque mientras se trata de abaratar espacio para el resto de la población, no se limitan recursos para otras estructuras de importancia variables

Las urbes distópicas son confusas, enmarañadas en opuestos irreconciliables que conducen a la inestabilidad y resaltan su personalidad absurda.

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Aviso: Por fallas técnicas, mi monedero actual para recibir Bitcoin, no se encuentra disponible hasta que se solvente la situación.

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

La humanidad de un cyborg.

cyborg_by_aerisgainsley-d4bwcjd

Fuente de la imagen.

En la miríada de futuros hipotéticos que contempla la ciencia ficción, el debate sobre el cuerpo humano es uno de los más complejos. Mediante técnicas muy avanzadas, el cuerpo humano es alterado a niveles insospechados hasta el punto de desvirtuarse su significado para el individuo.

El cyborg, es un individuo producto de un progreso indetenible pero de valoraciones éticas difusas. Originalmente, su existencia responde a una necesidad social de cubrir funciones extremas; sin embargo las contradicciones humanas terminan por convertilo en una quimera.

Para una sociedad tecnológicamente avanzada, el cuerpo no es referente de distinción, no es evidencia irrefutable de humanidad, sino una máquina más que puede mejorarse o desecharse. Siendo interpretado de esta forma, las alteraciones que sufra amplificarían nuestras habilidades nativas o la sensibilidad hacia el entorno, aunque a costa de perder una fracción de nuestro Ser.

Empero, nunca está definido lo que se pierde. Un cyborg puede tornarse distante, ajeno a pasiones o deseos humanos volviéndose impersonal o vanidoso. Podría sucumbir a delirios de grandeza no emocionales, demasiado lógicos, que rechaza la fragilidad humana y considere más relevante la funcionalidad, la uniformidad, para salvaguardar el sistema.

A pesar de ello, el cyborg sabe que siempre será un forastero porque no sabe lo qué es. No es un humano escencialmente, empero, tampoco es una máquina porque su personalidad, única e irrepetible le hace preservar la humanidad que teme perder. Ese miedo a perderla, le hace preguntarse: ¿qué nos hace humanos?

La mayoría de los cyborgs que nos presenta la ciencia ficción, viven en sociedades marcadas por la violencia, la criminalidad desbordada y altos índices de marginación social. Son ambientes conflictivos que requieren medidas drásticas, aun cuando no sean respetuosas de los derechos ciudadanos.

El ambiente aviva permanentemente la desconfianza por lo que el cyborg, decide proteger “sus sentimientos” de la brutalidad, bajo una aparente frialdad y autocontrol inalterable. No comprende las causas que motiva las conductas destructivas humanas, de las cuales se desarraiga.

Al no estar identificado con las pasiones desordenadas del medio social, empieza a sentirse ajeno. El ambiente que le rodea es extraño, ilógico, sumergido en un desorden incomprensible para su entendimiento. Duda entre continuar o cambiar, entre liberar su sensibilidad o protegerla en su coraza cibernética.

Como no está aclarado cual es el rumbo que tomará la especie humana, el cyborg opta por emprender su propia búsqueda de respuestas sobre su identidad. Es un acto valiente en un medio negativizado, una hazaña cuando las respuestas están encriptadas y lejanas para una colectividad indolente.

La empresa puede llevarlo a descubrir muchas miserias y decepciones, encontrará la verdad a costa de renunciar a sus preconceptos, aunque tendrá que preservarla en su interior.

Los descubrimientos que realiza, son difíciles de comprender para una colectividad alejada de una consciencia receptiva, por eso el cyborg prefiere resguardarla a la espera de un momento más adecuado para compartirlos.

 

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Si te gustó mi publicación, puedes hacerme una donación con Bitcoin.

Mi monedero >> 32x8Z3WjuvHFgSVdu58Znzf4bNKWJx4B6A.

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

Los imperios galácticos.

 

canva-photo-editor

Fuente de la imagen.

 

La conquista del espacio, todavía una empresa primitiva para la humanidad, inspira la imaginación recreando la posibilidad de formar una enorme estructura de mundos regida por una autoridad única, de jurisdicción universal.

La literatura de ciencia ficción, constituye hipotéticos imperios, compuesto por una asociación voluntaria o forzada de mundos dominados por los hombres que buscan proteger intereses comunes. Forman una nación galáctica, avasallante, cuyo objetivo es la expanción continua para satisfacer la curiosidad humana o por el deseo de dominar otra realidad compleja.

Es un futuro casi mágico, donde la tecnología y la ciencia han roto todos los límites, conduciendo a la humanidad a una utopía densa. A veces tanta maravilla provoca confusión, porque el individuo no sabe donde establecerse o que escoger ante tantas opciones.

Sin embargo, esta nación galáctica no esta exenta de falencias. Los peligros abundan y las amenazas cobra otra forma, menos evidente, poniendo a prueba la estabilidad del sistema.

Así como la humanidad tiende a asociarse, también aspira a procurarse una autonomía. En un imperio galáctico, tal posibilidad es detonante de conflictos, porque la autoridad rectora no acepta individualismos o iniciativas que entiende contraria a las normas del imperio.

Este escenario puede provocar enfrentamientos bélicos, el resquebrajamiento del imperio, o podría reafirmar su autoridad. El dilema de lograr un ambiente armónico entre una autoridad universal y elementos autonómos, es la constante causa de inestabilidad política en estos hipotéticos escenarios futuros.

Al ser una época de tanta incertidumbre, los grupos humanos menos influyentes, optan por tribalizarse para cumplir sus metas. Esta tendencia hace más compleja la administración del orden, puesto que las tribus tratan de dominar un especio físico e imponer sus normas.

El tipo de autoridad es objeto de frecuentes controversias, siendo dominante la lucha entre un modelo republicano y otro monárquico. El primero tiende a la unión formando confederaciones, con representatividad por parte de sus miembros y posiblidad de voto. La diplomacia es su principal herramienta para la resolución de conflictos.

En cambio, la monarquía, depende de un caudillo todopoderoso. De carácter intransigente y calculador, privilegia la supervivencia del imperio antes que el bienestar común. No es una autoridad flexible sino imponente, tendiente al uso de la fuerza y la diplomacia mezquina.

Ambos modelos, según la visión del autor, pueden sufrir alteraciones diversas para darles una identidad. Pero esencialmente están inspirados en alguno de ellos.

A parte de las controversias internas, un imperio galáctico tiene que lidiar con su geometría. La necesidad de expandirse constantemente, puede agotar el modelo de autoridad aceptado al no ser capaz de establecer sus leyes en tantos lugares nuevos, aun con el apoyo de una tecnología fantástica.

Ese hábito expansionista, parte de un irrefrenable comportamiento depredador que sugestiona a la humanidad con la idea de temer a la escasez de recursos. Uniéndose a ello, el intéres científico impulsa el espíritu aventurero que invita a conocer otras posibilidades.

Empero, la motivación individual de construir un mundo ideal, lleva a los humanos a buscar otros planetas para vertebrar su proyecto personal de sociedad perfecta. Aunque es una empresa no libre de tropiezos y rivalidades; la humanidad siempre tratará de modelar la realidad conforme a sus creencias.

 

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Si te gustó mi publicación, puedes hacerme una donación con Bitcoin.

Mi monedero >> 32x8Z3WjuvHFgSVdu58Znzf4bNKWJx4B6A.

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x

Cuando la oscuridad acecha.

canva-photo-editor

Fuente de la imagen.

 

Las sociedades han conjurado en torno a la oscuridad, una representación del mal. Al imperar su dominio, la irracionalidad se adueña de las voluntades, las pasiones más violentas inician un período de anarquía, desembocando en una inevitable decadencia.

La oscuridad también representa lo oculto, aquello que esta reservado en nuestro interior e ignoramos su existencia. Es una forma de retratar la subconsciencia, sus aspectos reprimidos o rechazados por los individuos.

La subconsciencia, es el depositario de todos aquellos sentimientos o deseos profundos, incapaces de externalizarse. La animación Night Warriors: Darkstalkers’ Revenge (Masashi Ikeda, 1997-1998), nos lleva a un lóbrego mundo, dominado por la barbarie y la supervivencia. Un escenario donde la civilización va languideciendo a causa de la violencia.

En esta realidad, los seres inteligentes son incapaces de coexistir en armonía, rivalizando por el dominio del planeta sin reparar en el daño que se ocasionan. El odio profesado entre las distintas facciones, condena a muerte la vida en la Tierra. La ausencia de luz solar mostrada al inicio de la producción, es una metáfora del alejamiento del hombre de la consciencia espiritual, para aceptar una realidad sometida por el materialismo.

El materialismo crea la noción de escasez, de finitud de recursos; alimentando el combate. La lucha ya no es por sobrevivir o vencer la opresión, sino por el placer de destruir. La oscuridad sojuzga la consciencia espiritual, contituyendo un mundo exclusivamente mental, de pensamientos disonantes.

Los héroes en la trama, son individuos que desean desterrar a la oscuridad, vagan solitarios, sin apoyo ni convocatoria de la gente. Regidos por su propio código de conducta, que contempla un desapego a la riqueza material y rechazo a ceder a bajas pasiones. Toman esta cruzada como una vía de autoconocimiento para vencer su propia oscuridad, y alcanzar la luz que servirá de revelación.

La intervención de seres extraordinarios, a la vez terribles y sanquinarios, son símbolos de esos sentimientos desconocidos ocultos en el interior del ser humano. Cada uno representa una emoción trastornada que aviva el poder de la oscuridad.

Al mismo tiempo, inhibe a los seres inocentes a manifestar sus afectos. La inocencia no puede expresarse por temor a ser corrompida, ocultándose en una aparente indiferencia para sobrevivir. La oscuridad no sólo corrompe, también reprime manifestaciones luminosas del alma para imponerse.

En el desenlance de la historia, las distintas facciones en conflicto junto a interese ocultos, empujan los acontecimientos a una etapa de destrucción definitiva. Todos los impulsos agresivos, son externalizados, trayendo el caos.

Los combatientes son derrotados por un solo interés (Pyron); este personaje encarna la consciencia material sacralizada inspiradora de una falsa luz que proclama el espíritu del combate como próposito fundamental del individuo. Pero cada victoria que conquista, lo deja insatisfecho, tornándose vanidoso.

Los héroes entablan combate con la criatura, pero no consiguen derrotarla porque todavía no han purgado definitivamente sus almas de la influencia de la oscuridad.

Cuando la inocencia descubre su poder, abandona su indiferencia, para manifestarse en el mundo. Este acontecimiento le da un propósito a los héroes, les muestra el camino hacia la paz interior y permite el acceso al mundo de la auténtica luz: la luz del alma.

 

Saque usted sus conclusiones.

Pedro Felipe Marcano Salazar.

@C1udadan0x

Si te gustó mi publicación, puedes hacerme una donación con Bitcoin.

Mi monedero >> 32x8Z3WjuvHFgSVdu58Znzf4bNKWJx4B6A.

También puede encontrar mi entrada en Steemit.

https://steemit.com/@c1udadan0x